Barricadas en un pueblo de Italia contra la llegada de los refugiados

Las protestas y las barricadas contra los inmigrantes se imponen en un pueblo italiano, Goro, y en su aldea Gorini, en el Delta del Po, en Emilia Romaña. Cuando Italia bate el récord de llegada de inmigrantes a sus costas (153.000 en lo que llevamos de año), y con los centros de acogida colapsados, las protestas de la Liga Norte contra los refugiados tienen consecuencias llamativas. Decenas de habitantes de Goro (3.900 habitantes) y de Gorino se opusieron anoche con barricadas al paso de un autobús escoltado por la Policía que transportaba 12 mujeres y sus 8 hijos, una de ellas embarazada de 8 meses. Procedían de Nigeria, Guinea y Costa de Marfil. Debían ser acogidas en un albergue del pueblo, según había dispuesto el gobernador de la provincia de Ferrara, Michele Tortora, siguiendo instrucciones del Ministerio del Interior, para afrontar la emergencia de la inmigración. Michele Tortora había requisado cinco habitaciones del albergue «Amore-Natura».

Para contrastar la decisión, decenas de personas realizaron una dura protesta durante todo el día, con barricadas en los tres puntos de acceso a Goro y Gorino, consiguiendo su objetivo: Después de una jornada de revuelta, el autobús tuvo que dar marcha atrás y a las doce refugiadas se les encontró alojamiento en otras estructuras.

«Nuevos héroes»

La protesta ha adquirido una fuerte dimensión política, con especial protagonismo de la xenófoba Liga Norte, que alimenta desde hace tiempo la animadversión hacia la acogida de inmigrantes en Italia. «Los ciudadanos de Gorino son para nosotros los nuevos héroes de la Resistencia contra la dictadura de la acogida. Hemos apoyado su protesta y continuaremos a hacerlo, en cualquier sede y de todas las formas posibles», ha manifestado el secretario de la Liga Norte en la provincia de Ferrara, Alan Fabbri. Forza Italia de Silvio Berlusconi se une al coro de la protesta y pide al parlamento regional de Emilia Romaña que exprese «solidaridad a los ciudadanos de Goro Gorino». En cambio, diversas autoridades regionales y nacionales han expresado su «vergüenza». Mario Morcone, jefe del departamento de Inmigración del Ministerio del Interior ha manifestado: «Los italianos que rechazan la obligada ayuda a mujeres y niños son obtusos, me avergüenzo por tenerlos como compatriotas».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.