Álvarez Junco: «No creo que la sociedad española se sienta atraída por el modelo político venezolano»

El Brexit, El Frexit el Nexit? o el independentismo catalán. En un momento en el que los nacionalismos copan la actualidad internacional, el historiador José Álvarez Junco (Viella, 1942) ahonda en sus raíces y critica la demagogia de «la ideología más versátil de las convicciones contemporáneas».

Sin pelos en la lengua y ágil en su discurso, atiende a ABC en la cafetería del Palacio de los Infantes, donde ha impartido uno de los cursos de verano que la UCM celebra en El Escorial.

Para evitar que los discursos populistas saquen provecho de una sociedad cada vez más desencantada, el también escritor recomienda ser «más ilustrados y sensatos» frente a lo que considera «un retroceso ante lo más bonito y utópico de los europeos, que era intentar recuperar el Estado Nación».

En el «Emperador del Paralelo. Alejandro Lerroux y la demagogia populista», sitúa el populismo, tan de moda en la actualidad, como un fenómeno mucho anterior.

El populismo surge en el momento en que lo hace la política democrática de masas, las elecciones en las que hay que ganarse a la opinión pública. Y una de esas maneras de ganársela consiste en hacer planteamientos muy sencillos como «el pueblo contra la Monarquía», «el pueblo contra los extranjeros», «el pueblo contra los malvados», «el pueblo contra la casta, los políticos o lo que sea». Elaboras un antipueblo y planteas los problemas políticos como una oposición entre pueblo y antipueblo.

¿Es Podemos populista?

Podemos es un partido complejo, en el que hay elementos populistas y elementos no populistas. Hay mucha gente que está votando a Podemos por exigencia de regeneración democrática, y hay elementos populistas indiscutibles, pero también elementos leninistas, y toma de poder y dirección desde arriba de los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial, si se puede. Aunque viene bien que alguien remueva un poquito las aguas de una política excesivamente controlada por dos aparatos de partido.

¿Qué une a Podemos y Venezuela además del discurso populista?

Podemos ha aprendido a hacer política en Venezuela, varios de sus líderes, y han recibido apoyo económico. Lo que pasa es que no creo que la sociedad española esté atraída por un modelo venezolano.

¿Por eso no obtuvo el partido de Iglesias los resultados que esperaba?

Entre otras cosas.

¿Por qué se dan tanto nacionalismos de izquierdas como de derechas?

El nacionalismo cumple muchísimas funciones: sirve para ampliar espacios políticos, como el nacionalismo italiano o alemán; para reducir espacios político, nacionalismos secesionistas; para crear democracia, en nombre del nacionalismo todos podemos participar de las decisiones de la nación; o para apuntalar dictadura, «porque yo, Adolf Hitler, conozco las necesidades de mi nación y no necesito convocar elecciones». El nacionalismo sirve para modernizar, porque tenemos que cambiar el país para competir con el de al lado; o sirve para no modernizarnos, porque no pueden entrar costumbres extranjeras y tenemos que preservar las costumbres de nuestra nación. Es la ideología más versátil de las convicciones contemporáneas.

¿Tiene más posibilidades de calar el nacionalismo que apela al sentimiento identitario de una población con recursos económicos?

Cualquier ideología que apele a una sociedad con más recursos económicos tiene más probabilidades de prosperar que una que lo haga a una con menos riqueza. Es lógico, porque tienen más medios para hacerlo.

¿Cómo se explica desde la perspectiva histórica que ETA trascendiera en País Vasco y los grupos terroristas Terra Lliure y Resistencia Galega no lo lograran en Cataluña y Galicia, respectivamente?

En el caso catalán porque hay una tradición de planteamiento de los problemas de una forma moderna y europea y en el caso gallego porque el nacionalismo es muy poco fuerte, nunca ha tenido la fuerza del vasco y catalán.

La recesión de los últimos años ha despertado fuertes sentimientos nacionalistas y el auge de partidos populistas en muchos países europeos. ¿Juegan las crisis económicas un papel fundamental en su construcción?

Desde luego. Las crisis económicas favorecen las ideologías redentoristas.

UKIP ha apoyado el Brexit, el Frente Nacional de Marine Le Pen se contagia y aboga por el Frexit, se acrecientan los discursos y agresiones xenófobas, contra refugiados por ejemplo? Sin ir más lejos, una política de Alternativa para Alemania achacó la derrota de su Selección al «mestizaje» del equipo. ¿Hacia dónde deriva esto? ¿Se está volviendo peligroso?

Claro que puede ser peligroso el discurso nacionalista, es un retroceso frente a lo más bonito e interesante y utópico que habíamos hecho los europeos, que era intentar recuperar el Estado Nación, intentar conseguir una unión de tipo confederal. Por eso es claramente un retroceso y un volver a «yo quiero lo mío» y eso implica falta de generosidad y no lleva más que a desastres.

¿Una solución?

Entre otras cosas saber historia, y conocer los desastres a los que han llevado a Europa los nacionalismos, y adoptar una actitud más generosa, más ilustrada y sensata.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.