A «Caperucita» sí la devoró el lobo

Nacimos creyendo que a «Caperucita roja» un cazador la salvó de ser devorada por el lobo, pero hay una versión sobre el destino de la popular niña de los cuentos infantiles anterior a la que conoció nuestra generación. En ella, en la versión anterior escrita por el francés Charles Perrault, la pobre niña termina devorada por el lobo sin remedio.

Charles Perrault , nacido tal día como hoy pero en el año 1628, es el autor de la versión original de muchos de los cuentos populares que la posteridad (y en muchos casos la factoría Disney) han dulcificado.

«Caperucita Roja» no es el único caso. Tomemos, por ejemplo, «La cenicienta». La versión de la historia popularizada por la factoría de Walt Disney hacía feliz a la humilde doncella que, pese al desprecio y maltrato sufrido por parte de sus hermanastras, terminaba elegida por el hermoso príncipe para casarse con ella.

Si en la película de animación las hermanas de la cenicienta simplemente son castigadas con su envidia, en el cuento de Charles Perrault la recompensa recibida es mucho más dura: durante la boda entre la Cenicienta y el príncipe, las hermanastras son atacadas por las palomas mágicas que ayudaban a Cenicienta, y reciben tantas picaduras en las ojos que se quedan ciegas.

Además de escribir cuentos más crueles que los que han trascendido, Perrault, hijo de una familia burguesa de la Francia del siglo XVII, fue de los primeros en incluir moralejas en sus historias. De esta forma le otorgaba un valor ético a los cuentos para que los niños recibieran una enseñanza moral con las historias.

Perrault también escribió otros cuentos como «Pulgarcito», «La bella durmiente», «El gato con Botas» y «Piel de asno», aunque no se le pueda atribuir a él la creación original de las historias. La mayoría de los cuentos eran leyendas que habían sido transmitidas de forma oral desde varias generaciones atrás; lo que hizo Perrault fue convertirlas en literatura, en un proceso similar al que llevarían a cabo los hermanos Grimm dos siglos después.

Al margen de los cuentos, Perrault también publicó el poema de poemas «El siglo de Luis el grande», y fue uno de los líderes del movimiento progresista literario de la época. Si por él fuera, nuestros hijos habrían llorado un poco más viendo las películas de Disney.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.