Hemeroteca

'Confirming', la herramienta financiera capaz de arruinar empresas que amenaza a Aldesa

Este producto contribuyó a impagos importantes en empresas como Abengoa, Carillion y Dia.

acciona-da-oxigeno-a-la-constructora-aldesa-con-la-compra-de-dos-parques-eolicos

La agencia Moody`s ha alertado sobre el uso del confirming o factoring inverso. Se trata de una herramienta financiera que tiene como finalidad dar liquidez a las empresas pero que, en situaciones de estrés financiero, puede llegar a arruinarlas. Algunas de sus víctimas han sido Abengoa, la empresa británica Carillion o Dia, aunque en menor medida que las anteriores. Ahora, según ha publicado Expansión, la afectada es la constructora Aldesa.

El confirming o, también conocido como cesión de pagos a proveedores, consistente en gestionar los pagos de una empresa a sus proveedores nacionales, y que incluye para el acreedor la posibilidad de cobrar los pagos con anterioridad a su fecha de vencimiento. Es decir, permite a los proveedores cobrar con rapidez y que las empresas paguen tarde. Pero esta idea tiene truco.

Moody`s ha denunciado que esta práctica está desarrollando una muy poco envidiable reputación de hacer peores las malas situaciones. "El confirming contribuyó a impagos importantes como los de Abengoa o Carillion. También eleva el estrés en Dia, cuya capacidad para atender sus vencimientos de deuda en julio estuvo en duda hasta que la compañía recibió una significativa inyección de capital", explica el informe elaborado por la agencia.

Y ahora Moody's ha rebajado el ráting de Aldesa hasta Caa1, una calificación que implica "riesgo sustancial" de impago. "La liquidez (de la constructora) sigue limitada por el peligro de que los bancos no renueven sus líneas de confirming -apunta la agencia- Cualquier cancelación de tales líneas, que Moody's considera improbable en el corto plazo, causaría una presión inmediata sobre la liquidez de Aldesa".

Diferencia con el factoring tradicional

La diferencia con el factoring tradicional es que es la empresa la que vende su factura, no el proveedor, lo que implica una obligación que no se entiende como deuda bancaria, por lo que los inversores y el mercado la desconocen.

Por lo tanto, aunque este sistema debería contribuir a aumentar la liquidez, lo que hace es mermarla en el momento en el que la compañía tiene problemas, porque supone un riesgo adicional para las empresas si los bancos cortan el gripo, ha explicado el citado diario. "La dependencia excesiva de las líneas de confirming puede crear una vulnerabilidad crítica si la empresa no puede gestionar adecuadamente la cancelación de estas líneas", ha determinado la agencia de ráting.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista Inversión.