Las otras comisiones que esperan a los clientes de Bankia en Caixabank

Caixabank tiende a unificar las condiciones de los clientes que vienen de Bankia y eso se traduce en más comisiones

Los clientes de Bankia comienzan a notar ya las consecuencias de la fusión con Caixabank.

Los que tuvieran la tarjeta de débito siempre y cuando cumplieran las condiciones de su programa ‘Por Ser Tú’ tendrán que abonar una comisión de 36 euros al año a partir del próximo 1 de junio de 2022.

De momento, este es el único cambio hasta la fecha de las condiciones que tenían los clientes de Bankia, pero en el “caso de haber cambios y de que pasaran al modelo de Caixabank”, explica Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, se podrían barajar varias opciones que ya se aplican en el programa “Día a Día” de Caixabank.

Los clientes de Bankia deben estar atentos a estos cambios porque los expertos no descartan que se encuentren con nuevas comisiones que no tenían previstas tras las fusión.

Para no pagar comisiones, los clientes que vengan de Bankia deberían domiciliar una nómina de 600 euros y hacer, al menos, tres pagos con tarjetas de CaixaBank Payments & Consumer en el trimestre anterior al de la liquidación o tener 3 recibos domiciliados. 

En el caso de que no los cumplieran, pagarían 15 euros al trimestre de comisión de mantenimiento si solo tienen domiciliada la nómina o 60 euros trimestrales si no cumplen con ningún requisito.

Publicidad
Publicidad

Cómo funciona la tarjeta de Caixabank 

Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro, comenta que estos cambios se deben a que CaixaBank está en un periodo de transición, en la que busca converger las condiciones de los productos de Bankia hacia las de los productos y programas de CaixaBank.

 En ese proceso está adaptando características de un producto que ya ofrecía desde hace años a los clientes de CaixaBank, “como una tarjeta de crédito que puedes liquidar antes del mes, incluso semanalmente a los clientes de Bankia. Más corta se haga la liquidación, más se parece a la tarjeta de débito”. 

Además, CaixaBank facilita liquidar los saldos online con la función “adelanto de pago” en cualquier momento, aunque la tarjeta se liquide mes a mes. 

El objetivo de todo ello es que el cliente que viene de Bankia vaya convergiendo hacia productos de CaixaBank.

Qué puede hacer el cliente

Pocas opciones tiene el cliente de Bankia. 

“La única forma de eludir nuevas condiciones es cambiar de producto y en muchas ocasiones de entidad bancaria”, explica Gallardo. 

Publicidad

Optar por vinculación como programas de domiciliación de nómina o contratar otros productos solo se debe hacer si nos interesa por ventajas en general, no solo por un determinado ahorro en comisiones. 

Desde Kelisto, González recomienda comparar. “En este caso, si lo que busca es una cuenta sin comisiones y con una tarjeta de débito gratis, las opciones son muchísimas: Abanca, ING, Openbank, y un largo etcétera de entidades ofrecen esta ventaja”, añade González. 

“Si no queremos cambiar, quedarse con MyCard tampoco es mala opción, si se usa con cabeza,”, advierte. 

Publicidad

El hecho de que tenga una funcionalidad muy similar a las de las tarjetas de débito hace que no sea una opción mala, pero es cierto que no es tan cómoda como una de débito clásica.

¿Puede darse de baja en Bankia y de alta en Caixabank?

Esta opción no es posible. Normalmente, si el cliente ya ha sido usuario de la entidad, aunque viniera de Bankia, no constará como nuevo cliente, por lo que no disfrutaría de las posibles ventajas para nuevos clientes que tuviera Caixabank. 

Además, “tampoco tendría mucho sentido, porque no conseguiría mucho más (ni mucho mejor) que lo que tiene ahora”, comenta González.

Aún así, el cliente debe saber que el cambio de condiciones debe ser comunicadas dos meses antes de que entren en vigor para que pueda darse de baja de la entidad o bien aceptarlas. Por regla general, se suele producir una migración de las antiguas cuentas a las nuevas. 

En portada
Publicidad
Noticias de