¿Se puede cambiar una hipoteca de banco sin pagar?

Algunas entidades financieras comienzan a asumir el coste de un cambio de hipoteca de un banco a otro

Actualmente, si una persona cree que paga un interés muy alto por su préstamo hipotecario, puede cambiar fácilmente su hipoteca de banco para abaratarla.

Hay clientes, sin embargo, que prefieren no llevar a cabo ese traslado por el coste que conlleva: hay que pagar una tasación, las posibles comisiones, etc.

Para captar a estos hipotecados, desde el comparador financiero HelpMyCash.com aseguran que varios bancos se ofrecen a abonar todos o parte de los gastos, por lo que es posible, en algunos casos, formalizar esa operación sin rascarse el bolsillo.

Llevar la hipoteca a otro banco tiene un coste

Pero ¿cuánto cuesta exactamente trasladar una hipoteca de un banco a otro? Según HelpMyCash, dependerá de la operación que se lleve a cabo para formalizar dicho cambio.

En concreto, hay dos maneras de mejorar un préstamo hipotecario llevándolo a otra entidad financiera: con la contratación de un crédito nuevo para cancelar el anterior o con una subrogación de acreedor (modificar la escritura para sustituir al prestamista por otro).

Si se contrata una hipoteca nueva, habrá que pagar los gastos asociados a su formalización: la tasación de la vivienda (unos 300 euros de media) y la posible comisión de apertura (aunque rara vez se cobra).

Publicidad
Publicidad

Asimismo, por la liquidación del anterior préstamo se tendrán que abonar las costas de cancelación registral (unos 1.000 euros de media) y la posible comisión por amortización anticipada (entre el 0 por ciento y el 2 por ciento del importe pendiente, según lo que aparezca en la escritura de la hipoteca que se cancela).

En cambio, si el cliente se decanta por la subrogación de acreedor, los gastos serán menores. En ese caso, deberá hacer frente al coste de la tasación de su vivienda, así como al precio de la posible comisión por subrogación que le cobre el banco al que abandona (entre el 0 por ciento y el 2 por ciento del importe pendiente, según lo que aparezca en la escritura original).

Varios bancos asumen todos o parte de los gastos

En ambos casos, el coste de cambiar la hipoteca de banco no suele superar los 1.000 o los 2.000 euros. Ahora bien, hay entidades con las que es posible ahorrarse una parte o todo ese dinero, dado que pagan por el cliente una fracción o la totalidad de los gastos asociados al traslado.

Por ejemplo, si se quiere contratar un nuevo préstamo hipotecario para sustituir el que se tenga con otro banco (recordemos que este proceso tiene más gastos que una subrogación), con el servicio Trae tu Hipoteca Fija a Openbank no hay que pagar tasación, comisión de apertura o gastos de cancelación registral.

Sí habría que abonar, eso sí, la posible comisión por amortización anticipada de la anterior hipoteca si la hubiera. Con esta entidad se puede rebajar el interés hasta el 1,30 por ciento si se domicilian los ingresos y se contrata su seguro de hogar.

Publicidad

En cambio, si se quiere subrogar la hipoteca (un proceso con menos gastos que la contratación de un crédito para cancelar otro), con MyInvestor, no hay que pagar la tasación ni la posible comisión por subrogación que cobre el banco actual.

Esta entidad permite conseguir un interés variable desde euríbor más 0,89 por ciento o uno fijo desde el 1,29 por ciento (sin otros productos), aunque exige que los titulares del préstamo cobren un mínimo de 4.000 euros mensuales netos conjuntamente.

Y otro banco que asume una parte de los gastos de subrogación es ING. En concreto, esta entidad online se ofrece a pagar la tasación de la vivienda, aunque no la posible comisión por subrogación que aplique la entidad que se abandona (si la cobra).

El interés que se puede conseguir si se traslada la hipoteca a este banco es desde euríbor más 0,89 por ciento, a cambio de domiciliar la nómina y contratar sus seguros de hogar y vida.

Publicidad

Con o sin gastos, el cambio suele salir a cuenta

Al no tener que pagar todos o una parte de estos gastos, el cliente puede ahorrarse una buena suma de dinero. Ahora bien, aunque lleve su hipoteca a un banco que sí los cobre, el traslado suele salir muy a cuenta.

Y es que esta operación se usa para rebajar el interés, por lo que las costas del proceso se compensan, en la mayoría de los casos, con lo que se ahorra en intereses.

Para que un cliente pueda saber cuánto dejaría de pagar en intereses, desde HelpMyCash ofrecen un simulador gratuito que calcula el ahorro por cambiar de banco. De media, este comparador afirma que es posible ahorrar unos 20.000 euros si se lleva una hipoteca a otra entidad, aunque sus analistas aconsejan hacer números con la calculadora para comprobar si el traslado saldría a cuenta.

En portada
Publicidad
Noticias de