La baja demanda y las exigencias de la banca desploman el crédito al consumo

Los expertos aplazan la remontada del crédito al consumo al último trimestre del año si el paro disminuye y se logran los objetivos de vacunación

El crédito al consumo está en horas bajas. El aumento del ahorro de los españoles, que en 2020 alcanzó una tasa récord del 14,8 por ciento, y el endurecimiento de los requisitos de la banca para dar estos préstamos han hecho que su concesión se redujera en abril hasta los 2.322 millones de euros, un 8 por ciento menos que en marzo.

La disminución de la oferta de los bancos se debe a que desean aumentar la concesión de créditos pero no a cualquier precio. Por ello, tras la crisis económica, la evaluación de riesgos de las entidades financieras se ha vuelto más estricta.

Publicidad

En el primer trimestre de este año los bancos endurecieron las condiciones de concesión de créditos debido a la incertidumbre generada por la situación económica y a una menor solvencia de los consumidores.

Este endurecimiento se ha ampliado al segundo trimestre, según recoge la Encuesta de Préstamos Bancarios del Banco de España, lo que ha incrementado el número de solicitudes de crédito denegadas por parte de los bancos.

El cálculo de la banca falló

Y es que el cálculo de la banca falló. “Preveían una mayor demanda de créditos entre marzo y junio que no se ha producido”, señala Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto.es.

Esto se ha debido a dos factores: al ahorro, ya que los consumidores “han guardado mucho dinero durante los meses de pandemia y esto hace que, al encarar gastos menores como los vinculados a un préstamo personal no tengan necesidad de recurrir a su financiación" y a que los consumidores siguen siendo conservadores a la hora de tomar decisiones que afectan a sus finanzas personales.

Publicidad
Publicidad

Reconoce que a pesar de que los datos del desempleo han mejorado y que variables como la confianza del consumidor ha vuelto a niveles anteriores a la pandemia, “aún hay factores que les hace afrontar el futuro con cierta incertidumbre y el más importante es la evolución de la pandemia", argumenta la experta.

Javier Mezcua, del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, cree que es "probable que a medida que la tasa de ahorro vaya disminuyendo, se reduzcan las restricciones y la vacunación avance, el consumo aumente, lo que podría implicar un aumento de la demanda de créditos".

Todo ello, a pesar de que España es el sexto país de la zona euro con los préstamos más caros.

Lluvia de préstamos preconcedidos

Ante esta débil demanda, la banca no se ha quedado de brazos cruzados. Para aumentar su negocio de créditos asumiendo el mínimo riesgo muchas entidades han incrementado la oferta de créditos preconcedidos a sus mejores clientes, lo que a juicio de Estefanía González, "les permite actuar con mucha más puntería a la hora de saber a quién conceden financiación”.

En estos casos la evaluación de riesgos es más exhaustiva, lo que reduce las posibilidades de que aumente la morosidad. Un ejemplo es Caixabank que acaba de lanzar la campaña ‘MyDreams’ enfocada al crédito al consumo.

Publicidad

Ofrece a 6 millones de potenciales clientes créditos preconcedidos en el área de financiación al consumo de hasta 60.000 euros. Con ello quiere acrecentar su liderazgo en este segmento, cuya cuota alcanza el 23 por ciento

El aumento de la oferta de créditos preconcedidos, sobre todo si va acompañada de precios bajos, podría fomentar el gasto, ya que "los préstamos facilitan a los consumidores la adquisición de bienes y servicios y, además, relajan el efecto psicológico que supone gastar una gran suma de dinero de golpe, ya que el consumidor no tiene que desprenderse de sus propios fondos, sino que utiliza el dinero prestado y luego lo devuelve poco a poco", señala Mezcua.

No obstante, advierte que los bancos prevén un endurecimiento de los criterios de aprobación de préstamos, por lo que "solo los clientes con una solvencia demostrable pueden aspirar a conseguir estos préstamos, sobre todo los que tienen las mejores condiciones".

La remontada se aplaza a fin de año

Los expertos aplazan la recuperación de la demanda de créditos al consumo al último trimestre del año. Pero todo dependerá de las expectativas de futuro que tenga el consumidor y de que empiecen a haber certezas sobre cuestiones clave en la evolución de la crisis económico-sanitaria, como la consecución de los objetivos de vacunación, la retirada de las restricciones y la recuperación de los sectores más castigados.

“Cuestiones como estás serán clave para saber qué podemos esperar en los próximos trimestres”, dice Estefanía González, para quien entre octubre y diciembre podría producirse una recuperación del consumo y de la concesión de créditos.

Publicidad

Remontada que tendrá mucho que ver, en opinión de Javier Mezcua, con "el ritmo al que se reduzca la tasa de ahorro de los españoles”.

En portada

Noticias de