Euskadi recupera empleo industrial, pero en general aún es débil

El aumento del empleo en la industria ha sido lo más positivo del año 2016 en Euskadi, que se cerró[…]

El aumento del empleo en la industria ha sido lo más positivo del año 2016 en Euskadi, que se cerró con 6.300 parados menos, aunque la creación neta de empleo es aún "demasiado débil", según la catedrática de Economía de la UPV/EHU Sara de la Rica.

La profesora ha presentado hoy en Bilbao el Informe Laboral Euskadi de la UPV/EHU del 2016, basado en los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), año que ha terminado con una tasa de desempleo del 12,27 por ciento.

A corto plazo, este 2017, las perspectivas "no son muy buenas", porque el crecimiento del PIB previsto no superará el 2,5 por ciento, medio punto aproximadamente menos que este año, luego si crece menos, va a ser "complicado que crezca también el empleo".

En cambio, la catedrática ve "muy factible" conseguir el objetivo del Gobierno Vasco de bajar el paro al 10 por ciento en esta legislatura vasca (para el 2019), sobre todo porque "nos va a ayudar la demografía, ya que se incorporan pocos jóvenes al mercado de trabajo".

Por contra, "factores externos, como la muy mala noticia del aumento del coste de la energía o la posible subida de tipos de interés" pueden limitar la creación de empleo.

La catedrática ha calculado que aproximadamente la mitad del desempleo que hay ahora, unas sesenta mil personas, entre el 6 y el 7 por ciento de paro, son desempleados estructurales, es decir, que quedarán aunque se supere la crisis.

De momento, en lo que ya ha pasado, el dato positivo del 2016 ha sido la recuperación experimentada por el empleo en el sector industrial, que generó en el ejercicio 23.200 puestos de trabajo, según la EPA, aunque otras estadísticas como el Eustat rebajan esa cifra.

El aumento ha permitido a la industria recuperar el peso relativo, ya que supone el 23 por ciento del empleo vasco, el mismo porcentaje que hace una década, aunque no en cifras absolutas: De la Rica calcula que este sector aún tiene 28.000 ocupados menos de los que tenía al inicio de la crisis.

Publicidad
Publicidad

"Se trata de una noticia excelente puesto que la industria genera un empleo de mayor cualificación y alto valor añadido", ha comentado.

Otra de las noticias positivas ha sido que ha bajado, aunque sea ligeramente, la temporalidad en los empleos creados, y es de esperar que a medida que se consolide la recuperación siga el descenso.

En el lado negativo figura el que el empleo creado afectó en menor medida a las mujeres, ya que los grandes beneficiados de la generación de nuevos puestos fueron hombres, al ser puestos industriales, tradicionalmente "masculinos". Acercar la FP industrial a las mujeres sería una de las soluciones.

Publicidad

Tampoco los más jóvenes se están beneficiando, lo que hace que Euskadi tenga una mano de obra envejecida. "Los jóvenes se están yendo, no porque no les guste vivir en Euskadi, sino porque fuera les ofrecen mejores condiciones. Tenemos que hacer un esfuerzo por retenerlos", ha pedido.

Otra mala noticia ha sido el aumento de la incidencia del paro de larga duración: de cada 100 parados, 64 llevan más de un año desempleados.

Por último, la catedrática se ha pronunciado sobre las subidas salariales, pedidas la semana pasada por el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu.

De la Rica ha apostado por las subidas dependiendo de la situación de la empresas, no lineales: "Hay ya muchas empresas que empiezan a obtener beneficios y sin duda, deben apostar por subir los salarios, pero también es verdad que muchas pymes están todavía en la UVI; en ésas, es mejor que sigan bajos antes que cerrar", ha comentado.

Publicidad

.

En portada

Noticias de