Repsol negocia con EIG Global Energy la venta del 25% de su negocio de gas y petróleo

Repsol y el fondo de inversión EIG Global Energy negocian la venta del 25% del negocio de producción y exploración de la compañía española

Repsol se revaloriza gracias al aumento del precio del petróleo

Repsol se encuentra en negociaciones con el fondo de inversión estadounidense EIG Global Energy para vender una porción de su negocio de exploración y producción de petróleo y gas de la compañía, de acuerdo a la información publicada por Reuters.

La agencia de noticias británica aseguró durante esta mañana que el fondo norteamericano pretende comprar hasta el 25 por ciento del negocio upstream de Repsol, después de haberle presentado a la compañía española una oferta no solicitada.

Publicidad

Las fuentes consultadas por Reuters apuntaban que las conversaciones entre Repsol y EIG podrían extenderse durante meses, y que no había garantía de que ambas entidades llegaran a un acuerdo, pero destacaban que la firma del mismo daría a la cotizada del IBEX 35 la liquidez necesaria para avanzar en sus planes de transición energética.

De acuerdo a las estimaciones de los analistas, el negocio de producción y exploración de gas y petróleo de Repsol estaría valorado entre los 14.000 y los 18.000 millones de euros, incluyendo la deuda asociada a los mismos, por lo que un acuerdo de venta del 25 por ciento podría elevarse hasta los 3.500 o 4.5000 millones de euros.

Tras la publicación de la noticia, las acciones de Repsol se dispararon desde los 15,56 euros hasta los 15,8 euros, registrando una subida del 2,53 por ciento intradía que extiende la buena racha de la petrolera durante el año 2022 hasta el 48,4 por ciento de mejora.

● Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines: no te decepcionaremos. También puedes añadir el periodismo de finanzas.com a tus redes sociales y apps. Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

Publicidad
Publicidad

Las opciones de venta lanzan sus acciones

Repsol cerró la jornada del martes en la bolsa española con una subida del 3,47 por ciento que dejó el precio de sus títulos en los 15,95 euros.

Con este último rebote, los títulos de la petrolera mejoran hasta un 49,77 por ciento en lo que va de un año 2022 en el que los altos precios del petróleo, primero, y las opciones de venta de parte de su negocio, posteriormente, elevan a Repsol hasta cotas cercanas a unos 16 euros que no registraba desde 2018.

Repsol no cierra la puerta a negociaciones

Ante la filtración de la posible venta de una parte de su negocio al fondo de inversión EIG, Repsol envió un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en el que manifestaba que, "en el contexto de la gestión dinámica y permanente del portafolio de negocios, viene analizando diversas oportunidades y propuestas relacionadas con dicho negocio, sin que se haya tomado ninguna decisión al respecto".

La petrolera, no obstante, reiteró que considera su negocio de exploración y producción como "estratégico", dejando claro que sus prioridades no pasan necesariamente por una venta de esta unidad de negocio.

A poco más de una hora para el cierre de mercado, mientras tanto, las acciones de la cotizada del IBEX 35 prolongaban su buen momento, extendiendo su incremento del día hasta los 15,86 euros.

Una venta oportuna para Repsol

A ojos de los analistas de Bloomberg Intelligence, la posible venta por parte de Repsol de una participación del 25 por ciento en su negocio de upstream a EIG es "muy oportuna" dado el actual contexto macroeconómico, y además, posibilitaría la aceleración de su estrategia de transición energética.

"Esperamos que los ingresos se destinen a un mayor desarrollo de su cartera de energías renovables, que tiene como objetivo una capacidad de generación de energía baja en carbono de 20 gigavatios para 2030", explicaban los expertos de la firma de análisis estadounidense.

El contexto favorable que Bloomberg Intelligence esboza en su informe es uno en que los elevados precios de los hidrocarburos, así como la recuperación del margen de refino y de la demanda de combustibles, "sugieren que lo peor puede haber pasado para Repsol".

Y es que, después de que las restricciones de viaje y los cierres perimetrales impactaran sobre el margen de refino de Repsol durante las primeras fases de la pandemia, "las perspectivas de demanda de combustible han mejorado significativamente desde entonces".

Por ese motivo, la firma norteamericana considera que la expansión de la compañía y el control de costes pueden seguir ayudando a la generación de ebitda, permitiendo aumentar el dividendo.

Desde Bloomberg Intelligence, no obstante, no descartaban que Repsol también pueda incorporar un socio industrial para desarrollar su unidad de renovables.

Un valor seguro a corto y medio plazo

Antes de que saltara a la palestra la noticia sobre el interés de EIG, el director de análisis de GVC Gaesco, Víctor Peiro, destacaba ayer en el podcast de finanzas.com que Repsol es en estos momentos uno de los mejores valores del IBEX 35, y que su buena salud se puede extender a lo largo del año.

"Un catalizador para Repsol, además del precio del petróleo, que es obvio, es el margen de refino. Debido al levantamiento de las restricciones y la recuperación de la movilidad y este efecto de ahorros sobrevenidos que hace que muchos consumidores estén moviéndose muchísimo [...] Esto va a seguir tirando del refino", apuntaba Peiro.

"Además, Repsol produce petróleo, pero dos tercios es gas. Por tanto, va a seguir sorprendiendo en sus resultados", añadía.

Para el director de análisis de GVC Gaesco, de esta buena salud momentánea, "no se puede extrapolar que toda la vida va a estar el precio del petróleo a estos niveles ni el margen de refino".

Sí señalaba, no obstante, que con que ambos elementos aguantes en estos niveles este año, y el que viene, Repsol podrá "generar una caja excedentaria muy importante, que le está permitiendo acelerar las inversiones en la transición energética, y dedicar más caja a los accionistas".

El efecto dominó sobre la venta de su filial verde

Los planes iniciales de Repsol para potenciar su transición energética pasaban por la venta del 25 por ciento de su filial de renovables a un fondo de inversión, con el que compartiría las inversiones necesarias para seguir creciendo en este sector a lo largo de los años.

En estos mismos planes originales, que no descartaban la salida a bolsa de la filial de renovables, Repsol apuntaba que invertiría unos 6.500 millones de euros a nivel global de aquí al 2025 para el desarrollo de proyectos bajos en carbono.

La petrolera, además, tasaba a su filial renovable en 3.000 millones de euros, por lo que la venta de hasta el 25 por ciento de la misma, Repsol recabaría en torno a 750 millones.

La posibilidad de que la empresa española recoja ahora más de estos 3.000 millones de euros de valoración de su filial de renovables con la venta parcial de su negocio de producción y exploración de gas y petróleo, por tanto, pone en duda la idoneidad de buscar un socio financiero para acometer esta transición energética.

En las últimas semanas, se especuló con que Credit Agricole fuera el candidato favorito de la cotizada del IBEX 35, batiendo en su puja a otras compañías y fondos interesados, como el fondo canadiense de pensiones Omers, o la aseguradora Axa.

Al fondo interesado en comprar esta porción del negocio upstream de Repsol, asimismo, no le temblaría el pulso para acometer esta operación, teniendo en cuenta que el año pasado dirigió un consorcio que invirtió 12.400 millones de dólares en una participación del 49 por ciento en oleoductos propiedad del gigante petrolero, Saudi Aramco.