Sarrión (IU) tilda a los directivos de Embutidos de "auténticos delincuentes"

Los directivos de la empresa cárnica Embutidos Rodríguez, situada en Soto de la Vega (León), arrasada por un incendio en 2016 y reconstruida con ayuda de la Junta de Castilla y León, "son unos auténticos delincuentes y sinvergüenzas" a juicio del procurador y coordinador autonómico de IU, José Sarrión.

El expediente de expulsión que afecta a once trabajadores de Servicarne, cooperativa que trabaja para Embutidos Rodríguez, ha motivado estas declaraciones de Sarrión, quien ha declarado sentirse "tremendamente impactado" por el relato de estos empleados, con quienes se ha reunido este lunes en las Cortes de Castilla y León.

El líder autonómico de IU ha denunciado la situación de "falsos autónomos y cooperativistas" que padecen los trabajadores de Servicarne, desprovistos de todos los derechos laborales como el de la cotización a la Seguridad Social por parte de una empresa matriz, en alusión a Embutidos Rodríguez, que ha recibido ayudas de la administración autonómica, ha recordado.

Estos operarios "se encuentran desprotegidos laboralmente: tienen lo peor de un autónomo y de un cooperativista" debido a la existencia de una "triquiñuela" por parte de Embutidos Rodríguez y de Servicarne, que en su opinión constituye un "clarísimo fraude de ley".

Es el caso de Walter Teixeira, once años en Servicarne, sobre quien pesa un anuncio de expulsión por ejercer su derecho a la huelga para reclamar los derechos laborales que Sarrión defenderá en el próximo pleno de las Cortes de Castilla y León, así como ante la Comisión de Empleo con el fin de que el parlamento autonómico "se posiciones contra estas falsas cooperativas", ha anunciado.

Embutidos Rodríguez sólo tiene unos 25 empleados con todos sus derechos, sobre quienes han recaído los beneficios "de la millonada" procedente de las ayudas aprobadas por el Gobierno regional a instancias de las Cortes de Castilla y León, mientras que el resto son empleados de esas "falsas cooperativas", ha precisado Teixeira.

El resto de la plantilla, hasta los cerca de cuatrocientos, no pertenecen a Embutidos Rodríguez sino que figuran dentro de empresas subcontratadas como Servicarne, ha matizado antes de denunciar el "miedo y presión" que sienten sus compañeros ante la amenaza de más despidos como el suyo.

Esta situación de indefensión motivó la huelga que ha desembocado en el anuncio de expulsión, por parte de Servicarne pero "por orden de Embutidos Rodríguez, con acusaciones falsas y sin indemnización", según ha matizado Sarrión, de esos once operarios a los que no asuste ningún derecho laboral.

Este viernes concluye el plazo estipulado por el sindicato CC.OO para la reintegración al trabajo de estos empleados que, en caso contrario, protagonizaría nuevas acciones reivindicativas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.