Polémica en Marruecos por llamamientos a anular pensiones de parlamentarios

El Parlamento marroquí concluyó el segundo período ordinario de sesiones sin llegar a un acuerdo sobre la polémica propuesta de reforma del sistema de pensiones de los diputados, que se declaró deficitario el año pasado y ha sido objeto de llamamientos a su suspensión.

El presidente de la Cámara de Representantes (cámara baja) del Parlamento, Lahbib Malki, señaló hoy que el debate sobre esta reforma continúa dentro del Parlamento a la espera de llegar a un consenso.

"Lo que me interesa es que todos los componentes de la Cámara puedan alcanzar una solución consensuada", dijo Malki en una rueda de prensa en Rabat con motivo del cierre del segundo período parlamentario.

Las pensiones de los parlamentarios ha causado en las últimas semanas una división dentro del hemiciclo entre diputados que defienden su mantenimiento y otros que llaman a extinguir este fondo.

Los parlamentarios de anteriores legislaturas cobran de manera vitalicia una pensión mensual mínima fijada en 5.000 dirhams (450 euros) nada más terminar su mandato.

En octubre de 2017, la Caja Nacional de Jubilación y Seguros (organismo que gestiona las pensiones de los parlamentarios) anunció su incapacidad de pagar las pensiones de los antiguos diputados por no disponer de fondos.

Ante esta situación, casi todos de los partidos de la mayoría y la oposición presentaron dos propuestas de ley para reformar este fondo y mantenerlo.

La reforma consiste en reducir las pensiones, pagarlas a los 65 años y no inmediatamente después de acabar su mandato parlamentario, así como anular el acúmulo de esa pensión con otras indemnizaciones de diputados que tenían otros puestos en la Administración.

Frente a ello, la Federación de Izquierda Democrática (que integra tres partidos izquierdistas de la oposición y que cuenta solo con dos diputados de 395) depositó una propuesta de ley que pide anular definitivamente este sistema.

La Federación considera que la actividad parlamentaria no es una profesión sino más bien "una misión política voluntaria de un diputado que representa a los ciudadanos que le votaron".

La polémica reforma del sistema de pensiones causó una indignación social que ha crecido tras las declaraciones de ciertos diputados, que defendieron el mantenimiento de este sistema con el argumento de que algunos de ellos viven en condiciones económicas difíciles tras acabar su mandato.

Esas declaraciones, que fueron recogidas profusamente por la prensa local, se hicieron virales en las redes sociales y suscitaron la burla de los internautas.

El ministro portavoz de Gobierno, Mustafa Jalfi, consideró la semana pasada que esta reforma es "un asunto que afecta a los parlamentarios", y subrayó que el fondo de pensiones de los diputados "no será salvado por los presupuestos del Estado".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.