Los servicios públicos de Bélgica afectados por una huelga general

Los transportes, las oficinas de correos y otros servicios de la Administración pública de toda Bélgica se vieron afectados hoy por la huelga general convocada por el sindicato socialista CGSP contra las políticas del Gobierno federal.

Los sindicatos cristiano y liberal no se sumaron al llamamiento a a la huelga, aunque una parte de sus filiales se unió a las protestas.

El seguimiento de la huelga tuvo un seguimiento dispar entre las regiones del país, con mayor impacto en Valonia (sur), y por sectores afectó sobre todo al transporte ferroviario y urbano.

En algunas ciudades se convocaron hoy manifestaciones, como en Mons (sur del país), donde unas 800 personas salieron a las calles a protestar contra las medidas del Gobierno.

El sindicato socialista denuncia que la coalición de centroderecha liderada por el primer ministro, Charles Michel, quiere desmantelar los servicios públicos, al reducir los presupuestos y las inversiones.

Además, protesta contra la "política de austeridad" auspiciada por el Ejecutivo, que según considera afecta a los más desfavorecidos al imponer un aumento de los costes en la sanidad o a través de la reforma de las pensiones.

En particular el sindicato critica la reducción de los presupuestos, la falta de inversiones y la privatización de las empresas públicas.

La protesta afectó también a algunas escuelas y hospitales de todo el país.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.