La pastoral obrera denuncia que economía "mata la dignidad" de trabajadores

Los colectivos obreros cristianos de Cataluña y Baleares denuncian, con motivo de la celebración del Primero de Mayo, que "la precariedad está creciendo exponencialmente y que la actual economía genera "exclusión y desigualdad" y "mata la dignidad" de los trabajadores.

El manifiesto del Primero de Mayo que firman los colectivos obreros cristianos rechaza "una economía de la exclusión y la desigualdad. Esta economía mata. Las condiciones laborales que sufrimos los trabajadores están matando nuestra dignidad".

"Cada vez más estamos perdiendo derechos. La situación de desempleo va bajando pero la precarización crece exponencialmente. Tenemos un número insostenible de personas excluidas en nuestra sociedad", añade el manifiesto, que pone como ejemplo a las personas refugiadas o migradas, las que están privadas de libertad, las que tienen diversidad funcional, las que sufren adicciones, los parados, los trabajadores pobres, las mujeres y los jóvenes.

"Conocemos a muchas. Podemos ponerles nombre y rostro", reza el manifiesto, que hace un llamamiento "a dejar de ser pasivos e insensibles ante las cuestiones que nos afectan a todos, entre las que se encuentra el derecho al trabajo, pero no cualquier trabajo, sino un trabajo decente para todos y todas".

Tras reivindicar las palabras del papa Francisco que reclama cambios para alcanzar una sociedad "justa y solidaria", los colectivos católicos proponen "luchar por una Justicia Social".

"No queremos tener personas de segunda categoría. Exigimos a los gobiernos que hagan las inversiones necesarias en todos estos colectivos que viven en la desigualdad de oportunidades: jóvenes, mujeres, personas migradas, personas excluidas....", añade el manifiesto.

Los firmantes sostienen que "los gobiernos han de iniciar una auténtica lucha contra la evasión de impuestos, paraísos fiscales, economía sumergida y leyes injustas" y reivindican una Renta Garantizada de Ciudadanía "no para enmascarar la actual situación de paro y precariedad, sino como garantía de dignidad para todas las personas".

"Esta situación -añaden- hay que orientarla hacia el reparto del trabajo para que todas las personas se puedan sentir realizadas fomentando la conciliación personal y laboral"

Según la pastoral obrera, "las empresas deben planificar y organizar priorizando la dignidad de los trabajadores. Las organizaciones obreras deben repensar su funcionamiento y su función en esta nueva configuración de la clase trabajadora. Existe la necesidad de diálogo y lucha conjunta del sindicalismo y el cooperativismo".

El manifiesto concluye reivindicando la economía social, el emprendimiento social y ético, el estímulo fiscal del autoempleo, la innovación tecnológica al servicio de las personas y la lucha contra el cambio climático reduciendo, reciclando y reutilizando los residuos.

El manifiesto lo firman Acción Católica Obrera (ACO), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Juventud Obrera Católica (JOC), Movimiento Infantil y Juvenil de Acción Católica (MIJAC), Curas Obreros, Religiosos en Barrios Obreros y Populares y las delegaciones de Pastoral Obrera de las diócesis de Cataluña.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.