El 19'3 % de valencianos tiene sueldos inferiores a 1.000 euros, según UGT

El 19'3 por ciento de los trabajadores de la Comunitat Valenciana percibe un salario inferior a los mil euros, según un estudio elaborado por UGT, que refleja que Murcia es la comunidad con mayor porcentaje de trabajadores que no llegan a los mil euros mensuales, un 31'9 % de los ocupados.

Esta sobrerrepresentación del número de trabajadores con sueldos inferiores a 1.000 euros se da también en otras seis Comunidades Autónomas: Extremadura (27,2 %), Canarias (26,7 %), Andalucía (25,8%), Galicia (20,5 %), Castilla-La Mancha (19,3 %) y Comunitat Valenciana (19,3 %).

En el extremo opuesto, País Vasco (8,8 %), Navarra (10 %) y Baleares (13,7 %) son las que tienen una mejor situación en este aspecto.

UGT calcula que la diferencia entre los sueldos reales entre trabajadores de distintas comunidades alcanza los 650 euros, que separan a la región que lo tiene más elevado, País Vasco con un sueldo de 2.182,18 euros, de la que lo tiene más bajo, Canarias con 1.538,56 euros.

Tomando los trabajadores totales a jornada completa, el estudio detalla que Andalucía ocupa al 14,9 % de los mismos sobre el total del Estado, pero integra al 20,8 % del total de empleados con sueldos inferiores a 1.000 euros brutos.

Es decir, que posee una sobreponderación de casi 6 puntos porcentuales en materia de salarios bajos, de forma que es la región con mayor diferencia.

En el lado opuesto, Madrid y Cataluña son las CCAA más infrarrepresentadas en el total de trabajadores con sueldos bajos, teniendo en cuenta su peso sobre el total de empleo (-3,6 puntos de diferencia en ambas regiones).

El IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que firmaron a finales de junio los interlocutores sociales, establece un aumento del salario mínimo en convenio para 2020 hasta los 1.000 euros, como mínimo, en catorce pagas.

Para UGT, este acuerdo "reducirá las desigualdades interterritoriales, ya que los beneficiarios principales se encuentran, en mayor medida, en aquellas CCAA que poseen menor renta per cápita, aumentando sus salarios proporcionalmente más".

La situación actual de las comunidades responde, según el sindicato, a las diferencias productivas en cada territorio que provoca que las CCAA menos ricas, y que poseen salarios más bajos, tengan menor capacidad global de consumo y, por tanto, aporten menos al crecimiento de su PIB.

Además, la inversión empresarial suele ser también más reducida, por lo que "dependen en mayor medida que otras del impulso externo de la inversión pública, que se encuentra en permanente vigilancia por su impacto sobre el déficit público", ha destacado UGT.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.