Croem denuncia retraso autovía Reguerón y Camarillas tras ejecución 36 % 2016

La patronal murciana, Croem, ha expresado hoy su "hondo malestar" por el retraso en las obras de la autovía del Reguerón y la variante ferroviaria de Camarillas que contemplan el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado para 2017 tras una ejecución de inversiones de los de 2016 del 36 por ciento.

En su primer análisis del borrador de las cuentas públicas, advierte de que "quedan en el aire proyectos estratégicos, como el corredor ferroviario mediterráneo y el puerto marítimo en El Gorguel y recuerda que las inversiones en la región de Murcia se recortan un 18,5 % para 2017.

Caída, señala, que se suma a la sufrida en 2016 (21,3 %) para cerrar el menor nivel inversor de al menos la última década, pues la cifra de 272,6 millones, el 3,2 % del total regionalizable, previstos para Murcia en 2017 son casi la mitad que en 2011 (526 millones) y una tercera parte de la de 2010 (732).

Si a ese descenso se le añade la escasa ejecución de la inversión de empresas estatales el año pasado y los inmediatamente anteriores, inferior al 40 por ciento, se deriva un "hondo malestar" entre los empresarios.

Entrando al detalle, critican que para la línea de alta velocidad ferroviaria de Levante se prevén 105 millones en 2017, 56,7 en 2018, 50,8 en 2019 y 10 en 2020 hasta tener finalizado el proyecto en 2022, pero los presupuestos de este año, "a diferencia de los del pasado y con opacidad informativa, agrupan todas las actuaciones.

Por eso, es imposible saber" cuánto va al tramo Alicante-Murcia, cuánto al soterramiento de las vías en Murcia capital y cuánto a los estudios del tramo Murcia-Cartagena.

La Delegación del Gobierno en la Región de Murcia, advierte Croem, ha emitido un comunicado que atribuye 100 millones al tramo Monforte del Cid-Murcia y 5 al Murcia-Cartagena, pero no se incluyen en el anexo de inversiones de los presupuestos.

Para el tramo Murcia-Almería hay 6 millones en 2017, 68 en 2018, 216,2 en 2019 y 304 en 2020 para finalizarse en 2025.

La variante de Camarillas, "que acumula nuevos retrasos, cuenta con partida dividida en dos ejercicios con 8,4 millones de dotación para 2017 y 5,1 para 2018, un año después de lo anunciado en 2016.

De la autovía de Reguerón, con 7,3 millones, se pasa a hablar de que estará terminada en 2021, cuando se preveía su apertura en 2020.

La finalización de la Zeneta-Santomera, autovía hoy detenida en un bancal de limoneros, se retoman con 5 millones en 2017 y se prolongarán 5 años hasta sumar 100 millones, con lo que se retrasa también un año que se suma a los dos ya acumulados.

La Jumilla-Yecla recibirá 21,2 millones en 2017 y 11,9 en 2018, "cuando debería tomar impulso su prolongación desde Yecla hasta la Autovía A-31 a la altura de Caudete (Albacete).

"Peor suerte corren el corredor ferroviario de mercancías del Mediterráneo en su tramo murciano, los arcos viarios Norte y Noroeste de la capital regional o nuevas actuaciones hídricas para paliar la sequía, para cuya ejecución no existe dotación presupuestaria", lamenta Croem.

La patronal habla de dotaciones "muy residuales" para El Gorguel hasta 2018, para un año después comenzar "teóricamente" a invertir los primeros 22,1 millones de los 528 en los que está valorado el proyecto.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.