Mercados

Se acaba 2019: Última oportunidad para ajustar la fiscalidad del año

ibexok

Sesión con cierre adelantado a las 14 horas y luego todos a descansar para tener una intensa noche con nuestros amigos y familiares. De hecho, volvemos a tener otra sesión sin las importantes referencias del mercado alemán e italiano lo que nos puede dejar una sesión de nuevo insípida como la que tuvimos en Nochebuena.

Sin embargo, hay una pequeña diferencia, la de hoy es la última sesión del año y con ello la última oportunidad de ajustar nuestra fiscalidad. De hecho, muchos inversores ya lo hicieron en la sesión de ayer lo que causó correcciones en la primera hora de contratación y luego por la tarde al calor también de las correcciones en Wall Street.

A lo largo del año, cuando un inversor se queda enganchado en valor pues siempre acaba pensando que mientras que no venda no pierde nada realmente, piensa en su recuperación y en lo que cobra en su caso mientras espera vía dividendos. Pero tal como ya llegando el final del año esa sensación de esperanza placentera se torna en inconformidad con el fisco. Y es que lo que les pasa a muchos inversores es que odian haberse quedado enganchados en Ence con enormes minusvalías latentes y encima tener que pagar por las ventas realizadas en Cellnex o Inditex por poner meros ejemplos. Y ahí es donde sufren un ataque de ego y deciden vender las acciones que tienen en cartera con minusvalías en cantidad suficiente como para acometer la disminución de las plusvalías que sí que tienen afloradas a lo largo del año.

Sin embargo, hay una cosa de la que muchos no son capaces de dejar atrás: la esperanza de la recuperación de ese valor. Y bien por ese motivo o por el mero miedo a que efectivamente el valor comience a recuperar el terreno perdido ya sin nosotros muchos inversores lo que hacen es generar la venta de dicha acción y a continuación la vuelven a comprar. De esta manera, se aseguran que no han abandonado el barco y continúan en él preparados y predispuestos para la recuperación.

Este tipo de operaciones de "esconder" las ganancias era masivo hace 30 años, de hecho recuerdo que tal día como hoy se hacían casi tantas operaciones como en todo el mes de diciembre en la sala de Bolsa en la que estaba trabajando teniendo en cuenta que la gente vendía las acciones en pérdidas por un terminal y con otro distinto las comprábamos. Pero todo cambió hace 20 años ya que la norma anti aplicación de minusvalías entró en vigor el 1 de enero de 1999 y en la Nochevieja de ese año ya no se vieron tantas recompras de acciones previamente vendidas para aflorar la minusvalía.

Desde hace 20 años hay que esperar a comprar el mismo activo dos meses para poder utilizar la minusvalía generada con la venta para disminuir el impacto fiscal de las ganancias por compensación.

Desde entonces, muchos inversores se han ido enterando de esta norma y han ido respetándola (el desconocimiento de la ley no le exime de su cumplimiento). Al principio, la gente vendía el 31 de diciembre y pasó a recomprarlas el 2 de enero con la esperanza de que escapasen a la detección de Hacienda.

Estuve de director en varias salas de Bolsa y de futuros además de una entidad en Banca Privada hasta el 2003 y he de reconocer que solo me enteré de tres paralelas de Hacienda y siempre por inspecciones por otras cosas. Pero estamos en el siglo XXI y hoy dudo mucho que esta picaresca escape a los ordenadores de Hacienda así que ni lo sueñe.

De hecho, tiene una muy buena y mejor solución que hace que cumpla escrupulosamente con la legislación vigente y que además es muy probable que tenga que poner también en marcha si quiere seguir comprando acciones del selectivo español que superen los 1.000 millones de capitalización y escapar de la más que probable instauración de la Tasa Tobin por parte del próximo gobierno. Y esto también ocurre porque estamos en el siglo XXI.

Puede vender tranquilamente sus acciones con minusvalía latente (recuerde que la Bolsa hoy cierra a las 14 horas) y comprar cualquier producto derivado que lo replique ya que técnicamente no se trata del mismo activo financiero y por lo tanto no incumple la norma de anti aplicación de las minusvalías.

Para ello necesita tener una cuenta abierta en algún broker de CFDs o directamente en MEFF. Si no la tiene abierta ya es misión imposible hacerlo con MEFF y muy difícil con un broker de CFDs. Tan solo tiene la posibilidad de hacerse con warrants cotizados en la Bolsa de Madrid de SG o Commerzbank ya que son tan fáciles de comprar como si de una acción se tratase. Lo único que debe de hacer es llamar al emisor y explicarle exactamente que lo que desea hacer es replicar una posición alcista de X número de acciones del valor que va a vender.

De esta manera, seguirá expuesto a la evolución de la acción que va a vender por motivos de compensación fiscal sin necesidad de esperar a su compra dos meses.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista Inversión.