Las claves de las compañías más rentables de la Bolsa

Destacan dos pequeñas empresas de energías renovables, en las que el mercado está descontando fuerte crecimiento. El sector de las 'telecos', no demasiado afortunado últimamente, y el promotor, ahora en estado de gracia, tienen sendos representantes.

solaria energia 630

El año no está siendo muy positivo para las Bolsas en general y para la española en particular. El Índice General de la Bolsa de Madrid cae algo más de un 3% en lo que llevamos de 2018, prácticamente lo mismo que el Ibex-35. Pero en el Índice General nos encontramos un puñado de acciones con rentabilidades muy importantes. Nos quedamos, entre ellas, con cuatro: con dos empresas del sector de las energías renovables, Audax y Solaria; con una 'teleco', Masmóvil; y con Inmobiliaria del Sur. ¿Por qué están subiendo tanto?, ¿les queda potencial después de estos avances tan importantes?

¿Qué sucede en las energías renovables para que Audax gane en este 2018 un 177% y Solaria se anote un 120%? Si en Solaria el fuerte avance ya arrancó en 2017, cuando se revalorizó un 113%, en el caso de Audax la subida es mucho más reciente, ya que el año pasado perdió un 12%. Ello le hace pensar a Ignacio Cantos, de Atl Capital, que Audax está subiendo siguiendo la estela de Solaria. Aunque en el más corto plazo, como señala Xavier Cebrián, de GVC Gaesco Beka, no ha habido ninguna noticia concreta que explique esta fuerte subida. Por eso, apunta que es posible que el movimiento alcista esté liderado por inversores más técnicos. 

Aunque los expertos también ven fundamentales en las subidas. José Lizán, gestor en Auriga, comenta que este ciclo alcista en las renovables es el bueno, a diferencia del de 2006, cuando estuvo aupado por las subvenciones públicas. Ahora el sector verde, argumenta Lizán, es rentable por sí mismo y se ha demostrado una alternativa viable a las energías convencionales. De ahí que Nicolás López, de MG Valores, afirme que, en este contexto, convenga mantener una pequeña parte de la cartera en renovables. Señala, asimismo, la conveniencia de que la apuesta sea en empresas puramente verdes, puesto que en las eléctricas, este negocio está más diluido. Aunque este experto agrega que cuanto más suben estas acciones, más incertidumbres puede haber. 

¿Solaria o Audax?

Lizán, de Solaria en concreto, valora que después de los problemas que sufrió su división de fabricación de paneles se centrara en su negocio de huertos solares, lo que se complementa con servicios a terceros. También, que haya desconsolidado la deuda del grupo con la emisión de bonos sin recurso a la matriz, sino ligada a cada proyecto, y que ha contado con muy buena acogida entre grandes inversores como BlackRock. Ello, por la rentabilidad bruta que otorgan los parques, de entre un 7% y un 9%, que queda en un 5% tras los costes financieros. A ello hay que sumar un gran volumen de créditos fiscales. 

Cantos recuerda que la compañía ahora mismo tiene instalados 70 megavatios y que en la subasta energética de 2017 se adjudicó 250, lo que implica multiplicar por cuatro su potencia instalada. En las próximas semanas, Solaria debería celebrar un 'Investor Day' en el que explique qué parques va a construir, dónde va a hacerlo y cómo los va a financiar. Respecto a lo último, Cantos no ve riesgos, puesto que los tipos de interés no van a subir mucho en los próximos 18 a 24 meses, que es el periodo en que estarán en ejecución los nuevos proyectos. Pero sí cree que las acciones de la compañía deberían tomarse un respiro, porque están caras, aunque vea fundamentos detrás. Lizán, por su parte, opina que la compañía ha descontado ya lo que va a suceder en los dos próximos años. Sin embargo, va a mantener la posición que tiene. Y aprovechará los recortes para entrar. En este sentido, Eduardo Bolinches, de Bolsacash, anticipaba una toma de beneficios una vez la compañía alcanzara el nivel de 3,50 euros, pero para volver a subir, siempre que sus títulos no pierdan el nivel de 2,20 euros. 

A Audax Bolinches la ve con potencial: tras superar los 0,70 y los 0,78 euros con volumen, la ve llegando hasta el nivel de 1,50 euros. No tiene niveles de resistencia entre medias, asegura. Esta empresa tiene como origen a Fersa, según Lizán, una carcasa renovable, con muchos problemas durante la crisis y, por tanto, llena de créditos fiscales, a la que «opó» Audax, que irá integrando sus áreas no cotizadas en la cotizada. Esta compañía comparte con Solaria que también se encuentra en plena fase de crecimiento: ahora mismo, cuenta con una capacidad instalada de 185,2 megavatios en España, Polonia y Francia, y otros 183 megavatios en desarrollo, con lo que duplicará su volumen.

Masmóvil, imparable

La operadora de telefonía es otra empresa que lleva brillando durante ya mucho tiempo: el año pasado subió un 230%, lo que no ha impedido que en el ejercicio actual gane un 40%. Ricard Vidal y Albert Fayos, cogestores de EDM Inversión, explican que la empresa ha logrado consolidarse como la cuarta 'teleco' en España, gracias, en parte, a las adquisiciones cerradas en los últimos años, como la de Pepephone y Yoigo, y al proceso de consolidación experimentado en el mercado, que le ha permitido ofrecer una oferta convergente (fijo, internet y móvil). También, a acuerdos como el de coinversión en despliegue de fibra óptica hasta el hogar cerrado con Orange, y al que ha firmado con Telefónica para poder hacer uso de su red de telefonía móvil. Asimismo, Vidal y Fayos destacan su estrategia de captar un nicho que busca unas condiciones más económicas que sus competidores y con una base de costes muy bajo. «Los buenos resultados obtenidos en 2017, que superan todos los objetivos previstos en su plan de negocio, con casi un millón de altas netas de móvil postpago y banda ancha, avalan nuestra apuesta por esta compañía», afirman. Para los próximos años, consideran que las tasas de crecimiento de la compañía no van a ser tan elevadas como en el pasado, aunque confían en que siga ganando cuota de mercado. 

Pero desde Valentum, Jesús Domínguez Angulo confiesa que ha deshecho posiciones en el valor: «Descontó muy rápido la mejora del beneficio bruto de explotación y la generación de caja. Seguía cotizando barata, incluso con la subida frente a sus comparables del sector teleco, aunque con mucho menor margen de seguridad para nosotros», relata. Como clave de futuro, Domínguez Angulo señala que hay que vigilar que las inversiones que tendrá que hacer y que serán relevantes sigan aportando retornos atractivos. Confía en que con su modelo sea capaz de seguir atrayendo clientes, por lo que la cuestión está en que aporten beneficios. Ahora cotiza un 8% por encima del precio objetivo de consenso, aunque los analistas tienen valoraciones muy dispersas: de los 160 euros hasta niveles por debajo de los 100.

Inmobiliaria del Sur

En el listado de mejores empresas no podía faltar una inmobiliaria. Y la mejor este año es Inmobiliaria del Sur. En 2017 subió un 28,82% y en lo que llevamos de 2018, más de un 30%. Pese a todo, de acuerdo con Gisela Turazzini, de BlackBird, aún está barata: «Su división patrimonial tiene el mismo valor que su capitalización, por lo que no se valora adecuadamente el proyecto de edificación de 2.500 viviendas que forma parte de su plan estratégico a 2020», describe. Turazzini enumera que la empresa cuenta ahora con catorce promociones en construcción y 1.000 viviendas, a lo que hay que sumar que ha arrancado un parque empresarial en Madrid, con más de 28.000 metros cuadrados de techo. «Teniendo en cuenta que la compañía tiene todo el suelo para poder cumplir con éxito el plan estratégico sin tener que endeudarse para ello, pensamos que ofrece la posibilidad de invertir en el negocio promotor prácticamente gratis», añade Turazzini, que comparte que su firma ha tomado una posición en el valor, con precio objetivo en los 18 euros.

Josep Monsó, de GVC_Gaesco Beka, valora especialmente a su equipo gestor, que es muy bueno, lo que se demuestra en que la empresa salió airosa de la crisis inmobiliaria, sin perder patrimonio y pagando sus deudas por la disciplina financiera que mantuvo durante los años de la burbuja, como también señala Turazzini. «La subida de su acción es una recompensa por un buen trabajo que se ha unido a la recuperación del sector en su conjunto», añade Monsó. El único «pero» que pone este experto a la compañía es que su negocio patrimonial está muy centrado en Sevilla, con parte de sus inmuebles alquilados a la Junta, lo cual puede ser bueno en época de crisis, pero resta flexiblidad en momentos de bonanza. Además, la empresa es poco líquida y, por eso, la siguen pocos analistas. La única que aparece en los registros de Bloomberg es Lea Saenz de Cabezón, de Kepler Cheuvreux, que le da un potencial del 20%.

También le puede interesar: 

- Solaria, el cohete del mercado

- Audax pone rumbo hacia el techo del canal

- Masmóvil: cuánto más puede engullir

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.