El Ibex suspende su carrera alcista con una escueta caída del 0,08% y mantiene los 8.600

bolsa

La sesión de hoy ha mostrado un cierto cansancio de los mercados tras haber encadenado cuatro sesiones consecutivas de ascensos en que el selectivo español, por ejemplo, ha sumado cerca de un 5%. De hecho, la apertura en la Bolsa de Madrid fue en negativo. De todas maneras, hubo una pequeña esperanza en que se pudiera sumar una quinta jornada alcista: antes de la diez de la mañana el indicador entró en positivo, para iniciar una carrera hacia los 8.700 puntos que resultó frustrada: tras marcar los máximos del día en los 8.690 puntos, el indicador se desinfló y entró en rojo, aunque sin perder en ningún momento los 8.600 puntos. Las pérdidas no llegaron a ser muy amenazadoras en ningún momento. A las dos de la tarde, además, el Ibex-35 intentó entrar en números verdes, pero a partir de ahí lo que hizo el selectivo fue pivotar en tierra de nadie, dudando entre los mínimos avances y las mínimas pérdidas, es decir, en torno a los 8.665 puntos a los que terminó la jornada anterior. Al final, el índice se decantó por los números rojos. Mínimos, eso sí. Dio un último cambio en los 8.658 puntos, lo que supone un escueto descenso del 0,08%.

Esa falta de ánimo en la Bolsa de Madrid se explica porque en Europa faltaba brío comprador, sobre todo en Alemania, que llegó a entrar claramente en negativo, con pérdidas que llegaron a rondar el medio punto porcentual. Al cierre, sin embargo, todos los indicadores redujeron sus descensos. El peor fue el Dax alemán, que se dejó un 0,39%. Después se colocó el Cac 40 francés, que se dejó un 0,36%. El Ftse Mib de Milán terminó algo mejor, con una caída del -0,03%. En verde acabaron el Ftse 100 británico, que ganó un 0,22%, mientras que el PSI-20 de Lisboa terminó el día con un avance del 0,32%. 

Además, Wall Street, especialmente el Dow Jones y el Nasdaq, se inclinaba por las pérdidas. 

De nada le sirvió al Ibex-35 que el empuje de la banca, presente todo el día, durara hasta el final. El Popular cerró la sesión con una fuerte subida del 3,60%, mientras que CaixaBank avanzó un 3,33% y Bankia, un 2,29%. Además, el Sabadell ganó un 1,42%, mientras que BBVA se anotó un 1,01% y el Santander, un 0,34%. Bien es verdad que junto a estos valores muy pocos más terminaron la jornada en verde. Entre ellos, destacó Técnicas Reunidas, que avanzó un 2,29%. Dia, por su parte, logró anotarse más de un 1%. ACS, Merlin Properties, Mapfre y Gas Natural completaron la lista de valores en positivo. 

En negativo, ArcelorMittal fue el peor, con un recorte del 3,31%. Después se colocaron IAG y Aena, con descensos de un 1,82% y de un 1,12%, respectivamente. A continuación, Inditex, que se dejó un 0,93%. Junto a Inditex, más "blue chips" en negativo, aunque con pérdidas más discretas: Iberdrola, que se dejó un 0,33%, mientras Repsol cedió un 0,17%, y Telefónica, apenas un 0,01%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Abengoa encabezó las ganancias, con una subida del 13,41%, seguido de Urbas, que ganó justo un 10%. Los números rojos más abultados correspondieron a Codere, que perdió un 5,26%, convirtiéndose en el único valor que cayó más que ArcelorMittal en la Bolsa española. 

En el Eurostoxx 50, que terminó el día con un recorte del 0,35%, destacó Deutsche Bank, con una subida del 3,07%. Otro valor alemán, E.On, fue el farolillo rojo, con un recorte del 7,79%, tras comunicar unas pérdidas netas de 3.000 millones de euors en el primer semestre del año. 

La rentabilidad de la deuda sigue a la baja

Lo que no cambia, lo que es pauta general de las últimas sesiones, es la reducción de las rentabilidades de los bonos soberanos a nivel mundial. El rendimiento del bono español a diez años marcó un nuevo mínimo histórico en el 0,94%, mientras que el de su comparable italiano retrocedió hasta el 1,07%. El interés del bono alemán dio otro paso atrás hasta el -0,11% (lejos, sin embargo, del mínimo previo que marcó en el -0,19%). El del británico bajó hasta otro nuevo mínimo en el 0,53%. No hay que pasar por alto tampoco que el interés del título francés está ya en el 0,10%. En Estados Unidos, la deuda también caminaba a la baja, hasta poco por encima del 1,52%. Ello significa que los inversores continúan comprando deuda pese a su bajo rendimiento porque puede que confíen en la revalorización de su precio, tal y como sigue ocurriendo. 

En cuanto a las primas de riesgo, la de España terminaba el día en los 105 puntos básicos. La de Italia, en los 118. 

En el mercado de divisas, el euro ganó posiciones con respecto al dólar: llegó a parecer que atacaba el nivel de 1,12 unidades (llegó a marcar máximos en 1,1190 dólares), pero al cierre de la sesión europea se cambiaba por 1,1168. El dólar se encuentra, pues, en su nivel más bajo desde junio, debido a que la probabilidad de que la Reserva Federal norteamericana suba tipos este año se está reduciendo. El 42% de los operadores cree que la Fed elevará el precio del dinero este año frente al 47% que pensaban eso mismo al final de la semana pasada. 

La libra, aunque por la mañana intentaba rebotar, por la tarde volvió a desinflarse y a poner en peligro el nivel de 1,30 dólares, para acercarse a sus mínimos históricos que marcó tras conocerse el resultado del 'Brexit'. 

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 1,30% al cierre, hasta los 44,40 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, en cambio, se anotaba un 0,35%, hasta rozar los 43 dólares.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.