Actualizado 18:58 CEST Actualizar Actualizando...

¿Banco bueno y cómplice del banco malo?

Los inversores siguen desconfiando de las cuentas de los bancos. No lo han dejado de hacer desde que estallara la crisis de las hipotecas subprime en 2007. Y es que desde entonces las entidades financieras no han hecho ningún ejercicio de sinceridad, de transparencia, lo que necesita todo inversor para confiar en una compañía que cotiza en renta variable.

Publicidad