El inmobiliario asume el rol de escudo contra la inflación

El inmobiliario asume el rol de refugio contra la inflación con rentabilidades que superan a la de depósitos, deuda pública... y al IPC

La subida de la inflación unida a los bajos tipos de interés, a la ralentización de la construcción de vivienda nueva y al escaso mercado de viviendas de segunda mano está impulsando la inversión en el sector inmobiliario.

Su atractivo se deriva de su rentabilidad, mucho mayor que la de otros activos considerados seguros, como las letras del tesoro, los bonos y los depósitos.

Publicidad

Según datos del Banco de España, la rentabilidad de la vivienda (alquiler más variación de precios) en el segundo trimestre de 2021 se situó en el 7 por ciento.

Por todo ello, “en 2022 la inversión en vivienda supondrá el mayor refugio contra la inflación”, apunta Ferran Font, director de estudios y portavoz de pisos.com.

Aumenta el apetito por el ladrillo

También Cristina Arias, directora del Servicio de Estudios de Tinsa, ha detectado un incremento del interés de los inversores por el mercado de la vivienda.

“La demanda refleja una actividad por encima de la oferta en un entorno de tipos bajos, que, unido a la incertidumbre sobre la inflación y la menor rentabilidad de otros productos financieros hacen del producto inmobiliario una inversión alternativa atractiva”.

Publicidad

Este interés ha hecho que 2021 se vaya a cerrar con más de 592.000 viviendas vendidas en España, el 25 por ciento de ellas en Madrid y Barcelona.

Subida de precio del 9,5% interanual

El aumento de la demanda se ha reflejado en la tendencia alcista del precio de la vivienda este año. Según la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados, la vivienda subió en noviembre un 9,5 por ciento interanual.

“Esta evolución del sector inmobiliario se enmarca en un entorno de recuperación económica en el que la demanda se reactiva más rápido que la oferta y tensiona los precios al alza”, afirma Arias.

Publicidad

Grandes capitales, la inversión más rentable

En este contexto, apostar ahora por la compra de vivienda en España es una buena opción, asegura Lola Alcover, secretaria general del Consejo General del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España.

Y una forma de rentabilizar la compra es “invertir, siempre que sea posible, en grandes capitales, donde los altos precios del alquiler, permitan al propietario recuperar mucho más rápido el desembolso inicial”, argumenta Alcover. En este perfil entran regiones como Barcelona, Madrid, el País Vasco, las Islas Baleares, Málaga y Sevilla.

Publicidad

A la hora de planificar una inversión, la experta incide en la importancia de calcular el valor real del inmueble, es decir, “el valor que el mercado está dispuesto a pagar a día de hoy por esa finca en ese mismo lugar”.

Una ley nociva

La buena marcha del sector inmobiliario en 2021 puede frenarse en 2022 debido a la amenaza que se cierne sobre el sector, derivada de la nueva ley de la vivienda. Introduce medidas que pueden limitar el precio del alquiler en las declaradas “zonas tensionadas”, en especial para los grandes propietarios.

Esta ley, según analiza Juan Carlos Higueras, profesor de EAE Business School, va a influir en el mercado inmobiliario, tanto en alquiler como compraventa y “muchos inversores van a pensárselo dos veces antes de invertir en vivienda, ya sea para alquilar o para utilizarla como segunda o tercera residencia con la que canalizar el ahorro y acumular patrimonio”.

En portada

Noticias de