Uxue Barkos entrega un premio Príncipe de Viana descafeinado

¿Se imaginan la entrega de los premios Princesa de Asturias sin la presencia de la Princesa de Asturias o de los Reyes? Eso es lo que ha sucedido esta mañana en la localidad navarra de Olite en la entrega del premio Príncipe de Viana a la Cultura.

En los 25 años que lleva concediéndose este premio, el más prestigioso de cuantos se conceden en la Comunidad foral a excepción de la Medalla de Oro de Navarra siempre ha sido entregado por los Reyes o por el Príncipe, titular del título de Príncipe de Viana, que pertenece al heredero de la Corona española.

Sin embargo, este año el papel de la Casa Real ha sido asumido por la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, que ha sido quien ha entregado al director teatral y profesor, Ignacio Aranguren.

Así que la asistencia de autoridades al acto se ha visto muy mermada. La delegada del Gobierno ya anunció ayer que no acudiría por considerarlo «un feo a la Casa Real, a la Monarquía y a España». Ni tan siquiera el presidente de Unión de Pueblo Navarra, Javier Esparza, ha acudido a la entrega del premio. Esparza ha considerado «un insulto y una torpeza» la no invitación a la Casa Real. En su opinión, se trata de «una decisión política, sectaria que falta al respeto a miles de navarros que hace que Navarra, el premio y el premiado pierdan relevancia».

Con la entrega de este premio se reconoce la dilatada trayectoria de Ignacio Aranguren, profesor del pamplonés Instituto Navarro Villoslada ya jubilado que ha dirigido su taller de teatro durante 35 años. Sus montajes se han representado en teatros de ciudades como Almagro, Madrid, Sagunto, Grenoble, Bruselas o Anglesey.

Entre otros reconocimientos, ha recibido el primer premio Buero Vallejo en las ediciones de 2006, 2008 y 2011 o el de la Innovación Educativa Francisco Giner de los Ríos por un proyecto con otros docentes para formar un taller teatral intercentros: el proyecto Trampolino.

Uxue Barkos ha destacado del autor que «ha contribuido a formar un público crítico y ha sembrado la afición por el arte dramático». Por su parte, el premiado ha afirmado que «la cultura y la educación comparten un mismo territorio porque ambos solo buscan que seamos capaces de entendernos mejor, primero a nosotros mismos como personas y como sociedad, para después entender mejor el vertiginoso mundo que nos rodea»

Hasta esta edición, el premio estaba acompañado de una dotación económica. El nuevo Gobierno de Navarra ha decidido no darle dinero al premiado e invertirlo en algún tipo de actividad que sirva para ensalzar la obra del galardonado.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.