«Si nuestros tumores sirven para encontrar una cura, ¿por qué no donarlos a la ciencia?»

Nerea y Sandra tienen 25 y 29 años y son hermanas. Las dos han superado una operación de más de 12 horas para extraerles los tumores alojados en sus cerebros. En el año 2012 acudieron al hospital para acompañar a su padre. Allí les diagnosticaron una serie de pequeños tumores en el páncreas y con ello la enfermedad, el Síndrome de Von Hippel Lindau (VHL).

Tras operarse, las hermanas decidieron donar sus tumores para ayudar en la investigación de una cura, «era la única forma de poner nuestro granito de arena en una enfermedad tan desconocida», ha dicho Nerea en el programa «La tarde» de Expósito.

El Síndrome de Von Hippel Lindau es un trastorno genético que afecta a una persona de cada 36.000. «En el cuerpo humano tenemos genes que suprimen tumores y otros que generan tumores. Si alguno de los dos funciona mal se producen tumores. En este caso son los genes supresores los que no realizan correctamente su función», explica Jorge Alcalde.

Gracias a la donación de los tejidos, los investigadores pueden estudiar una cura para combatir ésta y otras enfermedades. Aunque en muchos casos existe cierto desconocimiento de Von Hippel Lindau, «la Alianza VHL ha tenido que desarrollar una guía para personal médico. A veces sabemos más nosotros que los médicos», declara Sandra.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.