«Si los violadores y asesinos no se rehabilitan deben seguir en prisión»

Juan Carlos Quer admite que mantuvo un «pequeño halo de esperanza» durante los 500 días en que su hija Diana estuvo desaparecida. «Recuerdo la llamada a las 4.30 de la madrugada del comandante Marcos, su voz entrecortada para decirme que la habían encontrado y el silencio sepulcral pese a que en aquella nave había 15 o 20 personas». Su vida ya es otra vida, pero su agradecimiento a la Guardia Civil permanece intacto.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.