Septiembre ha cumplido su pronóstico, ahora octubre y encarar el final de ejercicio

Septiembre ha cerrado como uno de los peores meses de los últimos ejercicios para la renta variable. Y ha sido[…]

Septiembre ha cerrado como uno de los peores meses de los últimos ejercicios para la renta variable. Y ha sido la culminación también del pero trimestre para las bolsas desde 2011. Ha cumplido su pauta estacional. Ahora entramos en octubre y se ha hecho sin demasiado buen pie en Europa a tenor de la sesión de ayer, y en EE.UU. salvaron los muebles al final de la sesión. Octubre suele ser un mes proclive a los mínimos anuales, tiene su fama por los cracs acontecidos en el mismo, pero también es el mes de inicio de las recuperaciones para encarar la mejor pauta estacional para la renta variable en cuanto a duración. Las bolsas siguen tocadas, hoy a la espera del dato de empleo en EE.UU., para ver si los infundios de ralentización también en la economía americana son o no un espejismo. Sin duda el dado va a dar volatilidad en el corto plazo. Los inversores siguen pendientes de la FED, que se ha ratificado en su intención de subir tipos antes de final de año. China sigue como preocupación mayor pero los datos de crecimiento económico previsto están siendo revisados a la baja por la mayoría de organismos. El BCE también ha lanzado su discurso de que si es necesario doblara sus compras y puede alargarlo hasta 2017. Los mercados emergentes están sufriendo esta ralentización afectados además por unos precios en la materias primas que se han colocado, mirando un índice global, en niveles de los años 90. Los temas geopolíticos pueden reactivarse también con tensiones y escaladas. Así que en todo este entorno es difícil vislumbrar aspectos positivos para la renta variable. Pero no hay demasiadas alternativas ya que al no ajustarse los tipos de interés al alza las rentabilidades de los bonos siguen bajas y la posibilidad de burbuja en esta categoría de activos se mantiene presente.

Técnicamente esto se refleja con la situación actual de debilidad. los soportes claves que pueden marcar cambios de escenarios se han mantenido. peor los rebotes por ahora siguen pendientes de confirma y el aspecto técnico global es complicado en la medida que podemos estar en un punto de inflexión. La ventaja es que es posible tomar posiciones con las correcciones y al volatilidad que permiten stop cercano y por tanto si la situación mejora se generan oportunidades con muy buena relación beneficio/riesgo. pero tocará estar presto a reconocer error si finalmente se confirma el cambio de escenario y toca realizar pérdidas en las posiciones que se puedan tomar. Hay índices que aún pueden corregir sin ver amenazada su tendencia positiva de fondo pero hay otros más tocados. La clave sigue estando en la evolución de los índices americanos sin ellos es muy poco probable una coyuntura positiva para la renta variable. esperemos que aunque pueda marcarse un mínimo anual en octubre el factor estacional positivo hasta el final del ejercicio favorezca la recuperación.

El dólar sigue esta semana sin cambios, dentro de los rango estrechos, y hoy esperando el dato de empleo americano. Ligeramente por debajo de los 1,1200 con la zona de resistencia más inmediata sobre los 1,1300 y las referencias importante en las del rango amplio de los 1,1400-1,1500 a superar para visualizar un cambio de escenario. El primer soporte más inmediato en los 1,1100, después le nivel de pivote del rango estrecho sobre los 1,1000. Por debajo la zona de los 1,0800 y por último el nivel que abriría el camino a una posible paridad si se pierde en la zona de los 1,0500.

El Dow Jones se ha conseguido mantener por encima de los 16.000 puntos sin atacar la zona de los mínimos de agosto que está situada por debajo de los 15.500 puntos. Es el tercer testeo a la zona de los 16.000 puntos que queda como primer soporte a corto plazo antes de la zona clave de los mínimos anuales. Si se perdiera esta referencia de mínimos se activaría un nuevo impulso de corrección que tiene como objetivo la zona de los 15.000-14.750 puntos como posible destino y que cambia el escenario a medio plazo que se volvería correctivo por debajo de los 14.000 puntos. No podemos descartar esta opción aunque por el momento tiene bajas probabilidades asignadas en tanto no se perforen los mínimos anuales.
para salir de esta situación de debilidad técnica tiene que lograr cierres semanales por encima de los 16.650 puntos que correspondería la zona alta del lateral actual. Con ello recuperaría la directriz de avance y se quedaría en condiciones de atacar los 17.000 puntos. Ese es un nivel clave para recuperar el rango lateral que había mantenido durante los siete primeros meses del año. En esta caso si lo recupera con intención vuelve el sesgo positivo y si ataca la zona de los 17.600 puntos puede plantearse un nuevo asalto a los máximos anuales y por tanto históricos. Solo la superación de esta referencia con intención activa de nuevo un escenario de avances a medio plazo. Por ahora también tiene baja probabilidad asignada y comenzaría a aumentar si se coloca de forma consiente por encima de los 17.000 puntos.

Veremos hoy como acaba afectando el dato de empleo y con la mira puesta en la actuación de la FED bien en este mes de octubre o ya la próxima reunión en diciembre.

El Ibex35 ha presentado en la semana un nuevo testo a la zona de mínimos anuales que le situaban por debajo de los 9.300 puntos pero aguantando por encima del nivel clave de los 9.200 puntos que es el soporte amplio del rango lateral actual. Pasadas las elecciones catalanas que dejan el mismo panorama, quedan aún las generales para diciembre con opciones abiertas a cuál va a ser el equilibrio de fuerzas que van a gobernar descartando cualquier mayoría absoluta. El rebote sobre estos niveles es la clave, de momento buscando un cierre semanal por encima de los 9.500 puntos que se enfrenta a una zona de importantes resistencias seguida que son claves para cambiar el sesgo dentro del lateral. Esta zona de múltiples resistencias está situada entre los 9.800-10.150 puntos. Si consigue superarlas con intención se abren las copiones de colocar en sesgo positivo dentro del rango lateral mayor y ello se vería confirmado con la superación de los 10.500 puntos de forma consistente. Estamos hablando de un recorrido a alza de más de casi 1.000 puntos para dar visibilidad técnica a una mejora del escenario. A partir de ahí poca resistencia hasta el nivel de los 11.000-11.250 puntos para después intentar atacar los 11.600 puntos antes de los máximos del ejercicio. La superación de los mismos es la que nos activaría el escenario de avance a medio plazo con el que apuntaríamos objetivos a la zona de los 12.500 puntos. Por ahora este es el escenario desde los niveles actuales que menor probabilidad tiene asignada, pero no lo podemos descartar en la medida que no se pierdan los 9.200-9.000 puntos.

Estas referencia de soporte son clave en estos momentos, porque de perder este nivel salimos del rango lateral amplio y nos sesgamos negativamente al escenario de corrección a medio plazo con objetivo primero en la zona de los 8.800 puntos peor para buscar con mayor probabilidad la zona de los 8.400-8.200 puntos. Que activan como referencia la zona de los 7.500 puntos para frenar la corrección.

Publicidad
Publicidad

Aunque este escenario presenta por ahora mayor probabilidad que el de volver a los avances, se reducirá de forma significativa si el selectivo logra afianzarse por encima de los 10.000 puntos.

Las opciones de posicionarse en los valores que han sufrido mucho castigo y están cerca de soporte que permiten ajustar el stop es un buena decisión para tomar algo de riesgo en la situación actual esperando entrar en la mejor parte de la estacionalidad del ejercicio.

Publicidad
En portada

Noticias de