Santos: «No creo que haga daño a nadie el acercar a los presos etarras»

«No quiero inmiscuirme en los asuntos internos de España», ha advertido este miércoles el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que se encuentra en Madrid para recibir el premio anual de un foro económico. Sin embargo, en la entrevista que ha concedido al periodista Carlos Alsina en Onda Cero, el recientemente galardonado con el Premio Nobel de la Paz por contribuir al final del conflicto entre el gobierno colombiano y las FARC, no ha dudado en aconsejar a su homólogo español, Mariano Rajoy, sobre la presión de grupos como el PNV para que permita el acercamiento de los presos de ETA: «Que paguen sus penas en unas cárceles más cerca al sitio donde viven es algo que no creo que le haga daño a nadie», ha opinado.

El presidente colombiano no vería «ningún problema» en el acercamiento de los presos etarras, una vieja reivindicación del colectivo abertzale y el entorno de la banda terrorista, que anunció hace ya casi cuatro años un alto el fuego «general, permanente y verificable», aunque no haya entregado y destruido su arsenal militar. Quizá por eso Santos ha matizado después «el caso de España y Colombia son muy distintos».

En este sentido, el anterior ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ya advirtió en julio que mantendría la dispersión de presos hasta que ETA no entregue las armas y anuncie su disolución. Su sucesor, Juan Ignacio Zoido, reiteró este martes que mantendrá la política penitenciaria sobre presos etarras ante la «trampa del lenguaje» de quienes se resisten a entender que en España «no hay presos políticos o por ser independentistas», sino por ser «delincuentes que asesinaron, secuestraron y extorsionaron».

Santos también se ha referido al polémico cartel publicitario en la Puerta del Sol de Madrid de la serie «Narcos», que trata sobre la vida de Pablo Escobar. En él se expone al narcotraficante colombiano con una frase que reza «oh, blanca Navidad», en una clara alusión al imperio de la cocaína que le convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo a finales de los 80 y principios de los 90. Un eslogan que no ha sentado nada bien a la embajada de su país, que ha pedido su retirada. «La serie es muy buena», ha declarado Santos, demostrando haber visto la ficción televisiva basada en hechos reales. «Los colombianos vivimos ese drama con Pablo Escobar», ha puntualizado sobre este asunto espinoso que aún duele a su sociedad.

Un nuevo plebiscito

En otra entrevista en Antena 3, Santos también ha rechazado la idea de hacer un nuevo plebiscito sobre los cambios en el acuerdo de paz con las FARC, porque sería «polarizar de nuevo a la población colombiana» y como jefe del Estado considera que tiene que evitarlo.

El presidente colombiano sometió el pasado 2 de octubre a un referéndum el acuerdo de paz alcanzado por su Gobierno y la guerrilla de las FARC, que, contra su pronóstico, fue rechazado por un escaso margen de votos. Entonces, las partes hicieron modificaciones para recoger las peticiones de los opositores, que han sido aprobadas por el Congreso pero no sometidas al voto popular.

Santos ha admitido que «es mucho más difícil hacer la paz que la guerra», porque es necesaria «más habilidad y perseverancia» e implica «aprender a perdonar y cambiar los corazones».

«No quiero polemizar con Uribe»

El mandatario colombiano también ha evitado retomar la discusión dialéctica con su antecesor en la Presidencia, Álvaro Uribe, un claro oponente a los acuerdos de paz: «No quiero polemizar con Uribe, sino implementar los acuerdos», ha destacado, al atribuir a razones políticas muchas de las críticas que ha recibido durante el proceso de diálogo con la guerrilla.

Ha añadido que el nuevo acuerdo tiene el apoyo «de la inmensa mayoría» de los colombianos, aunque ha reconocido que hay un sector que son los del «nunca» estarán de acuerdo. «Hay que convivir con ellos», ha matizado al respecto.

Y sobre la caída de su popularidad, considera que nunca ha gobernado «para estar bien en las encuestas» y que «si hubiera pensado en la popularidad no lo habría iniciado (el proceso de paz)».

Por último, ha insistido en que los «vencedores» son los colombianos, después de 52 años de conflicto armado y de millones de víctimas, al destacar que éstas le han dado una «gran lección de vida» al ser las «más generosas» y «más abiertas a perdonar».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.