¿Por qué la monarquía japonesa tiene el nombre de «Trono de Crisantemo»?

Estos días estamos escuchando que el emperador de Japón, Akihito, ha anunciado su intención de abdicar del «Trono de Crisantemo». ¿Por qué es conocida con el nombre de una flor la monarquía japonesa?

Tras su primera aparición en China en el siglo XV a.c., la colorida flor de crisantemo llegó a Japón siete siglos más tarde, en el siglo VIII a.c. Los nipones quedaron fascinados con el crisantemo que la reconocieron como su «flor solar» y pronto pasó a formar parte de la cultura del país. La Familia Real la adoptaría pronto como su emblema oficial y como el sello del Emperador.

La flor, de oro, es representada con 16 pétalos radiantes como las llamas del sol, lo que simboliza la posición del Emperador en el centro en el esquema de las cosas. Hoy en día cuando se habla del crisantemo se asocia a la Casa Real, y es por ello que en el país nipón se asocia a la longevidad, alegría, y rejuvenecimiento, atributos tanto de la for como del honorable emperador de Japón.

La veneración al crisantemo en Japón va más allá de la Familia Real. La más alta orden de caballería es la Orden Imperial del Crisantemo y en el país nipón existe el Día Nacional del Crisantemo, al que se conoce como «Festival de la Felicidad». La flor dorada también aparece en la moneda de 50 yenes y en el pasaporte japonés.

Diferencias por color y países

Cabe destacar que la flor de crisantemo varía de significado dependiendo del color y país. En Japón la flor de la Familia Real es la dorada y no tiene nada que ver con la roja, que simboliza el amor y se entrega a seres queridos, o la blanca, que se presencia en funerales y tumbas.

Esa asociación a los funerales también se puede ver en Europa, donde se le conoce como «la flor de la muerte». Mientras, en China el crisantemo es conocido como el «poder de la vida» y simboliza la perfección y simplicidad. En Estados Unidos tiene una simbología alegre positiva, y se puede presenciar en partidos de fútbol americano para animar y como deseo de una pronta recuperación.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.