Piden encarcelar por corrupto al exalcalde del único pueblo excomulgado de España

La pequeña localidad zaragozana de Trasmoz es, hoy por hoy, el único pueblo de España que sigue maldito y excomulgado. La excomunión le cayó en el siglo XIII, y apenas 200 años después la Iglesia -a través del abad del Monasterio cisterciense de Veruela- lo declaró maldito. Y a hora el que se las ve con la Justicia -no divina, sino terrenal- es el que fuera su alcalde durante casi ocho años, Francisco Javier Moliner Cebollada.

La Fiscalía lo va a sentar en el banquillo de la Audiencia Provincial de Zaragoza y pide para él cinco años y medio de prisión. Le acusa de haber sisado a sus convecinos más de 8.000 euros cuando estaba al frente del ayuntamiento de este municipio que no llega a un centenar de vecinos empadronados, enclavado ante el Moncayo y orgulloso de tener la singularidad de la excomunión y la maldición eclesiástica, además de acumular fama por sus leyendas de brujas y aquelarres de siglos atrás. De hecho, Trasmoz lleva años sacando partido a esa condición y en febrero logró la declaración de Interés Turístico Regional para su ya tradicional Fiesta de la Brujería , que el pueblo celebra cada mes de julio y que atrae hasta la localidad a entre miles de visitantes cada año.

Francisco Javier Moliner fue elegido alcalde de Trasmoz en las elecciones municipales de mayo de 2007, y reelegido en las de 2011. Se mantuvo en el cargo hasta el 11 de diciembre de 2014, día en el que los otros dos concejales -y compañeros de filas en el Partido Aragonés (PAR)- le apartaron del cargo con una moción de censura que justificaron en las irregularidades económicas que habían detectado en las cuentas municipales y de las que culpaban directamente a Moliner.

Ya por entonces, esos dos ediles anunciaron que iban a llevar sus sospechas ante la Justicia, y ésta ha visto indicios suficientes como para imputar al que fue alcalde.

En total, la Fiscalía le acusa de haberse apropiado de «al menos» 8.375 euros, cantidad que supuestamente sisada a los vecinos de un pueblo que, por aquellos años, contaba con 75 empadronados. Así que la sisa que se le imputa saldría a más de cien euros por vecino.

El escrito de acusación que ha presentado el fiscal indica que el exalcalde se hizo con ese dinero por dos vías. De una parte, 4.235 euros se los transfirió desde las arcas municipales a su cuenta bancaria aprovechando supuestamente un pago por la compra de un camión para el Ayuntamiento, compra que en realidad nunca llegó a sustanciarse. Y, por otra parte, le acusa de haberse apropiado de «al menos» 4.140 euros obtenidos de la recaudación anual que la comisión de fiestas del pueblo hace entre los vecinos -a escote- para sufragar los festejos que tienen lugar en agosto.

El exalcalde niega las imputaciones. Dice que los 4.235 euros que ingresó en su cuenta desde el Ayuntamiento entendió que eran como «provisión de fondos» para los gastos de representación que le ocasionaba ejercer como alcalde. En concreto, los justifica en viajes oficiales que dice haber hecho en 2013 a Durango (Vizcaya) para negociar la instalación en Trasmoz de una empresa maderera. Y, respecto a la acusación de que se quedó con la colecta para las fiestas del pueblo del año 2014, lo niega igualmente. Atendiendo a estos argumentos, el abogado defensor pide que Francisco Javier Moilner sea absuelto.

El fiscal, sin embargo, no ve justificació alguna para esos movimientos de fondos del pueblo que acabaron en manos del exalcalde. Entiende la Fiscalía que cometió dos delitos, uno de malversación de caudales públicos y otro de apropiación indebida. Y, por ambos, pide que sea condenado a cinco años y medio de prisión -cuatro años por el delito de malversación y 18 meses por el de apropiación-. Le reclama también que indemnice al Ayuntamiento con 13.993 euros.

El juicio ha quedado señalado para el próximo 13 de junio en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.