No hay confirmación de superación de resistencias

De nuevo la debilidad del dólar frente al euro sigue impidiendo que se superen resistencias en las bolsas europeas. En[…]

De nuevo la debilidad del dólar frente al euro sigue impidiendo que se superen resistencias en las bolsas europeas. En tanto que las americanas siguen tonteando con sus máximos. No hay un "motor" claro que pueda lidiar con los avances y las incertidumbres y los datos macroeconómicos contradictorios nos mantienen en esta fase de consolidación que no define. Mientras tanto aunque el fondo permanece positivo, los mercados de bonos mantienen la intranquilidad de los inversores. Las ventas que se producen en los mismos, aunque sean por meros ajustes de riesgo por volatilidad, pasan factura e incrementan la variación del sentimiento que se ha vuelto voluble sesión a sesión. Los rebotes en los soportes no han cuajado en superaciones de resistencias por lo tanto el panorama técnico continúa siendo el mismo: fase de consolidación.
De momento seguimos sin ver patrones de giros mayores, ni pérdidas de niveles que modifiquen las opciones de mantener es escenario de avances a medio plazo, pero es cierto que los episodios vistos tras las correcciones en el mercado de bonos obligan a mantener la prudencia y el seguimiento continuo para estar ajustados a los niveles de riesgo tolerables y sin excesos. Aunque toque lidiar con estados de liquidez o ser muy selectivos con las decisiones de ajustes y cambios. Grecia sigue sobre el tapete, y parece que acabando con la paciencia del BCE y el crudo ajusta los niveles de su importante corrección. Si esto no cambia podremos tener otra "semana de la marmota". La que viene digiriendo los resultados de las elecciones municipales y autonómicas parciales puede tener otros puntos de entretenimiento.

El dólar ha buscado el objetivo del rango que se sitúa sobre los 1,1500, pero se ha quedado por el momento sólo en la superación del nivel de los 1,1450. Recordemos que la resistencia se extiende al rengo de los 1,1500-1,1600 y que si consigue superarse podría atacar la directriz bajista principal y la zona de confluencia que permitiría modificar el escenario que aún sigue vigente. Este nivel está en los 1,1800-1,2000. Ahora el primer soporte en el corto plazo está en la zona de los 1,1150-1,1100. Y sólo la pérdida de los 1,1000 nos lleva a busca la zona baja del rango de los 1,0600-1,0500 cuya pérdida activa de nuevo la opción del escenario correctivo.

El SP500 ha cerrado la semana marcando un nuevo máximo histórico de cierre, pero sin superar la zona de por pocos puntos del máximos histórico intradiario alcanzado el mes pasado. Si no confirma la intención de cerrar semanalmente por encima de los 2.125 puntos hay que considerar que seguimos dentro del rango lateral de los últimos meses, eso sí en su parte alta y por ahora si romper la serie de mínimos significativos crecientes. No cumple con un escenario de avances porque a estos mínimos no les corresponden a su vez máximos crecientes, de ahí que técnicamente nos mantengamos con un escenario de consolidación aunque el sesgo sea positivo con opción a transformarse en un patrón de continuidad. Mantenemos la falta del catalizador para romper de forma consistente al alza y apoyar así a la superación de resistencias en las bolsa europeas. En la sesión de ayer cerró con un avance del testimonial 0,08% para acabar en los 2.122,73 puntos.

Para validar en el corto plazo el patrón de continuación debe superar los 2.120-2.125 puntos de forma consistente. El siguiente objetivo quedando de nuevo en subida libre hasta los 2.150-2.160 por donde se proyectan antiguas directrices de techos de canales anteriores y doblar la proyección del patrón actual lo que nos podría llevar hasta los 2.200 puntos.

Tenemos como primer soporte débil el nivel de los 2.070-2.050 puntos con extensión a los mínimos del último rebote en la zona de apoyo por encima de la media móvil de 200 sesiones sobre los 2.030 puntos con una clara pendiente positiva. Después seguimos con la zona de soporte en los 2.020-2.000 puntos y por debajo está la zona de los 1.950 puntos y los 1.900 puntos que nos situarían con el sesgo negativo y como nivel que nos marca la entrada en fase de corrección cierres semanales por debajo de los 1.820 puntos. Por el momento sigue presentando la menor probabilidad de ocurrencia este escenario negativo.

El Ibex35 no consiguió con el cierre semanal recuperar la directriz del canal correctivo ni tampoco validar la opción más allá del rebote al quedarse por debajo de nuevo de forma clara de la zona de resistentica de los 11.600-11.500 puntos. Estas referencia continúa como clave para entrar en un nuevo tramo de avances, y en tanto no lo consiga hay opciones para seguir dentro del proceso de consolidación e incluso extenderlo a buscar zonas de soporte más relevantes. La extensión a una posible corrección se mantiene en si cedieran los 10.800 puntos y cierres semanales por debajo de este nivel sí que nos colocan de nuevo dentro de un escenario lateral más amplio aún pendientes esta semana del tema griego. Acabó la sesión con un recorte del 0,71% para cerrar en los 11.317,30 puntos.

No hay cambios en los niveles de soporte al seguir dentro de los mismos rangos de la pasa semana. Mantenemos la primera referencia de soporte más relevante 11.000-10.800 puntos para el corto plazo para mantener la estructura de consolidación impulsiva. Después se queda el rango de los 10.600-10.400 puntos apoyado por encima con la media móvil de 200 sesiones en torno a los 10.710 puntos, como zona media del rango lateral que pasaría sesgarse negativamente por debajo de la misma. Los 10.000-9.800 puntos que quedan base del lateral y referencia clave con una extensión máxima a los 9.600 puntos. Si se pierden con cierre semanal abren mantienen el sesgo correctivo hasta la zona de los 9.200 puntos. Por debajo presiones correctivas sí que amenazarían la entrada en fase de retroceso a medio plazo que se vería confirmada con la pérdida de los 9.000-8.800 puntos. Pero por ahora seguimos con bajas probabilidades para este escenario de corrección que acabaría por activarse con anulación del patrón de vuelta mayor con la pérdida de los 8.000 puntos.

Publicidad
Publicidad

Para validar el cualquier rebote la zona de resistencia más inmediata está en los 11.500-11.600 puntos para dar continuidad a las opciones impulsivas y anular el tramo correctivo para buscar el siguiente objetivo que marcamos de los 11.800-12.000 puntos. Saldría con ello del canal de corrección actual y quedaría en condiciones de cumplir el objetivo del patrón de vuelta mayor que sigue vigente y que acaba su proyección entre los 12.000-12.500 puntos. A partir de ahí quedaría de nuevo en escenario de avance con búsquedas que nos colocan en los 12.800-13.000 puntos a los que les puede venir bien ahora esta fase de consolidación. Pero no tenemos tampoco catalizador a la vista para soportar este escenario salvo que tengamos una buena ayuda de EE.UU.

En portada

Noticias de