Mata a su padre «por pena» y duerme cuatro días tras ingerir pastillas

Un hombre de 44 años fue arrestado ayer después de que confesara que había matado a su padre, de 82, en el domicilio que ambos compartían en Móstoles. Se da la circunstancia de que el presunto parricida cometió el crimen el lunes. Acto seguido, según fuentes de la investigación consultadas por ABC, ingirió una importante cantidad de pastillas, con la intención de suicidarse.

Sin embargo, la medicación lo sumió en un profundo sueño, del que despertó cuatro días después. Ayer mismo. Fue entonces, sobre las doce y media de la mañana, cuando telefoneó al 091: «Acabo de matar a mi padre, estaba muy enfermo».

hasta el domicilio, situado en el número 41 de la calle de la Libertad, acudieron el Summa y la Policía. Los primeros no pudieron más que certificar el óbito, informó Emergencias 112. El anciano yacía cadáver en la cama de su dormitorio. Los investigadores señalan que el crimen se cometió por asfixia. «Maté a mi padre por pena, para que no sufriera más», relató el sospechoso al Grupo VI de Homicidios.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.