Los demócratas piden bloquear el presupuesto de EE.UU. para salvar a los «dreamers»

La minoría en el Congreso estadounidense está a punto de romper la baraja. Las exigencias de Trump para que los 800.000 «dreamers» puedan ser legalizados a cambio de una serie de medidas para endurecer la política de inmigración, particularmente la construcción del muro con México, han soliviantado a los demócratas. Su líder en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, amenaza con provocar el cierre del Gobierno Federal (shutdown) bloqueando la aprobación de la ley presupuestaria. El reglamento del Senado permite a las minorías recurrir al filibusterismo parlamentario para evitar la votación. La consecuencia sería el impago a los funcionarios y la paralización de los servicios básicos.

El documento sobre inmigración remitido por la Casa Blanca al Congreso, en el que el presidente plantea blindar la frontera sur de EE.UU. ha roto el aparente idilio entre Trump y los demócratas. Atrás queda, literalmente enterrado, el sorprendente acuerdo que descolocó en su día a los republicanos, cuando el presidente al que apoyan forzó, junto con la oposición minoritaria, la aprobación de una partida en favor de los damnificados por el huracán Harvey. La política de inmigración, que también fue supuestamente pactada por Trump y los demócratas, ha hecho saltar ahora en mil pedazos cualquier entendimiento.

La minoría entiende que el presidente ha traicionado su promesa de aparcar el muro y permitir la legalización de los llamados «dreamers», los jóvenes inmigrantes que entraron en el país indocumentados y siendo menores. Aunque Trump ya se había desdicho del aparente principio de acuerdo tras una cena en la Casa Blanca con Pelosi y el líder demócrata en el Congreso, Charles Schumer, la exigencia ahora de que se apoye la construcción del muro, un «casus belli» para la oposición, es vista como una traición por sus principales representantes.

Propósito irrenunciable

Aunque su documento no lo recoge expresamente, Trump ya ha reiterado a la mayoría republicana que la construcción del muro es irrenunciable. De hecho, la Cámara de Representantes ya ha aprobado en comisión una primera partida de 10.000 millones de dólares, que será ratificada por el pleno. Aunque no está claro que salga adelante en el Senado, ya que algunos republicanos moderados no lo apoyan.

Pelosi avisa ahora de que los demócratas están dispuestos a «usar cualquier posibilidad» para bloquear en diciembre la ley presupuestaria, si no se ha garantizado previamente la legalización de los «dreamers», para que queden a salvo de la deportación.

Tras la suspensión del programa DACA que los amparaba provisionalmente, la mayoría de ellos tienen protección sólo hasta marzo. Entre las medidas previstas por los demócratas, estaría el filibusterismo parlamentario. Situarían a uno de sus representantes en la tribuna, donde hablaría durante horas o días para impedir la votación. Es un recurso previsto en el reglamento de la cámara alta para un mayor control por parte de la minoría. Los republicanos necesitarían una mayoría reforzada de 60 de 100 senadores para romperlo.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.