Las regiones deben pagar este año a la banca 9.000 millones en préstamos

Las comunidades autónomas enfrentan este año un calendario intrincado de vencimientos de deuda en un momento en el que su liquidez presenta una situación delicada. Las regiones tienen que saldar este año vencimientos con instituciones financieras nacionales de 9.609 millones de euros en préstamos a corto plazo, de los que la mitad pertenecen a la Generalitat de Cataluña: unos 4.891 millones, según datos del Banco de España. (Mira aquí el videoanálisis del redactor).

Ante este panorama, el Gobierno estudia nuevos cambios en la financiación autonómica. Como señaló el ministro de Economía, Luis de Guindos, en una entrevista con ABC publicada el pasado domingo, el Ejecutivo está trabajando en un sistema transparente para transformar la financiación a corto plazo de las comunidades autónomas, es decir, menor a un año, en deuda a largo plazo, después de que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, se lo pidiera para hacer frente a créditos de la Generalitat con varias entidades bancarias. La razón es que los vencimientos a más de un año de las regiones los paga Hacienda a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Esta opción sería bien vista por las entidades financieras con préstamos pendientes ante las dificultades de algunos de sus deudores regionales.

Sin embargo, fuentes del Ministerio dirigido por Cristóbal Montoro rechazan que esta conversión de deuda de corto plazo a largo vaya a ser generalizada y puntualizan que, como advirtió el ministro de Hacienda el pasado viernes, se estudiará «caso por caso» la forma de evitar los impagos de las comunidades. El Estado solo cubriría aquellos préstamos que no pudieran atender las autonomías, bien mediante la conversión de deuda a corto pasándola a largo, o bien validando anticipos de la liquidación del sistema de financiación para que así las comunidades puedan atender sus obligaciones más urgentes, una opción que ya se ha explorado en otras ocasiones.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas es el que tiene competencia sobre este tema. Al cubrir los préstamos de forma puntual, el departamento dirigido por Montoro pretende evitar que las comunidades se desentiendan de sus obligaciones con la banca y evitar así que el Estado se haga cargo de forma íntegra de los 9.600 millones de deuda a corto con las entidades. Si no, siempre pueden tratar de refinanciar o solicitar aplazamientos con las entidades financieras antes de recurrir al Estado.

Al observar el reparto de los préstamos a devolver este año a la banca, Cataluña es la región que tiene que hacer frente a más vencimientos. Hace unos días, la agencia de calificación Fitch alertaba de que la Generalitat necesitaba al Estado para poder cumplir con todas sus obligaciones ante sus acreedores. Y cifraba sus préstamos a corto para este año en un 7,5% de su deuda pública total -la Generalitat debe 72.274 millones, de los que el 60% pertenece al Estado- y un 25% de sus ingresos tributarios. Es decir, para poder pagar sus préstamos a la banca, uno de cada cuatro euros que recaudara la Generalitat se lo quedarían las entidades financieras.

La siguiente administración autonómica que más deuda deberá saldar o renegociar este año frente a la banca nacional será la Comunidad Valenciana, con 1.657 millones de euros. En su caso supone el 3% de su deuda total -que es la segunda más alta en importe tras la de Cataluña, con 41.753 millones- y representa el 20% de los ingresos tributarios que proyecta para 2016.

Ambas comunidades, además, son las que más han aprovechado la ventanilla del Estado para pedir financiación desde que el Gobierno desplegara los mecanismos de liquidez para rescatar a las autonomías en 2012. El Estado atesora 125.666 millones en deuda de las comunidades autónomas, casi la mitad de los 261.268 millones de deuda regional por lo que es su principal acreedor.

Cataluña y Valencia

Este bombeo constante de financiación ha evitado que ninguna comunidad autónoma entrase en quiebra durante la crisis. Cataluña (43.343 millones) y Valencia (29.056) son las comunidades que más han recibido en fondos de liquidez del Estado.

Una de las posibilidades que maneja Hacienda es conceder adelantos de financiación para que las comunidades cubran sus vencimientos a corto plazo. En lo que va de año, tanto Cataluña (350 millones) como Comunidad Valenciana (428 millones) ya han recibido adelantos de la liquidación del sistema de financiación de 2014, que Hacienda suele repartir en verano.

Si se contabilizan todos los préstamos que las comunidades autónomas tienen pendientes con los bancos, la deuda llega a 52.479 millones de euros a cierre de 2015. De este montante, una quinta parte pertenecer a la Generalitat, con 11.469 millones en deuda con los bancos a corto y a largo. Le sigue Madrid, con 6.624 millones.

En el caso de Cataluña, la Generalitat ha conseguido refinanciar sus deudas con las entidades por el momento. La administración dirigida por Carles Puigdemont tenía vencimientos de más de mil millones de euros con varias entidades que debía saldar en breve. Las dificultades para pagarlo provocaron que el pasado viernes Standard and Poor?s rebajara la nota de la Generalitat el pasado viernes, pese a que Economía intentó convencer a la entidad asegurándole que el Estado garantizaba el pago de todos los vencimientos.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.