La sedación de enfermos terminales atasca la ley de Muerte Digna

La futura Ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida, más conocida como muerte digna, recogerá en su articulado alguna alusión a la buena práctica médica en la aplicación de cuidados paliativos al paciente. Ciudadanos y el Partido Popular negocian la redacción del punto más polémico del futuro texto, después de que el Congreso de los Diputados tomara en consideración esta iniciativa y se constituyera la ponencia, en la que se debaten las 160 enmiendas presentadas.

Entre la petición de los populares de que se incluya la «lex artis» (conjunto de prácticas médicas aceptadas generalmente como adecuadas para tratar a los enfermos) y la intención de Ciudadanos de que prevalezca siempre la voluntad del enfermo, sin ninguna referencia a los criterios médicos, el éxito de la futura ley pasa por un artículo que satisfaga a ambas partes. Los trabajos de la Ponencia comenzaron el pasado 9 de octubre y ahora se está analizando el punto 4 relativo a las definiciones.

Sin duda, el aspecto más conflictivo de la negociación será esta referencia a la necesidad de contar con algún criterio médico a la hora de llevar a cabo la sedación del paciente.

Desde el Partido Popular, la diputada Pilar Cortés subraya que, en aras al acuerdo, estarían dispuestos a que el término «lex artis» no aparezca como tal, pero sí «otro término que sea una garantía para el profesional». Sin embargo, admite la dificultad de esta redacción, ya que Ciudadanos no quiere ninguna referencia a la buena práctica médica y quiere que prevalezca la voluntad del paciente.

Pero Ciudadanos no ve tan imposible el acuerdo, como así lo asegura a ABC el portavoz en la ponencia, Francisco Igea. «Redactaremos un artículo de tal manera que quede recogida la lex artis, pero sin nombrarla».

En esta misma línea se sitúa Podemos. La diputada Eva García de Izquierda Unida se muestra dispuesta a «buscar una redacción alternativa que recoja la buena práctica médica, sin que se circunscriba a la lex artis». García señala que ni en la propia comunidad médica hay consenso sobre ello. El PSOE se muestra más reacio a incorporar cualquier referencia a la «lex artis», aunque defienden el criterio médico. «Este es fundamental, así como la información del médico al paciente», señala Jesús María Fernández, portavoz de Sanidad.

El texto que se está negociando tiene tres puntos fundamentales. El primero es el derecho de los pacientes a recibir información anticipada de su dolencia, lo que le permitiría elaborar un testamento vital. La segunda cuestión es el derecho a la suspensión de las medidas de soporte vital; y la tercera el régimen sancionador. Igualmente, Ciudadanos introduce la objeción de conciencia para los médicos, de manera excepcional, y siempre que haya otro profesional dispuesto a efectuar el deseo de los enfermos.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.