La recaudación de impuestos de 2015 fue la más alta desde antes de la crisis

Mientras la economía recupera el terreno perdido durante la crisis, la recaudación de impuestos también intenta reponerse del golpe y el año pasado alcanzó su mayor nivel desde antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. La Administración ingresó por tributos un 5,2% más que en 2014 hasta llegar a los 242.265 millones de euros, un montante que no se embolsaban las arcas públicas desde 2007. Entonces, con la recaudación funcionando a pleno pulmón gracias a la oleada de operaciones inmobiliarias, trepó hasta los 267.610 millones de euros. Una cota que no se recuperará hasta 2018, cuando Hacienda ingresará 276.2852 millones, según el Programa de Estabilidad 2016-2019 que el Ejecutivo ha enviado a Bruselas.

En 2009, año en el que la economía española se contrajo un 3,2%, los ingresos por impuestos se desplomaron un 14% y bajaron a 198.109 millones, según los datos del Ministerio de Hacienda. Desde entonces, y a golpe de subidas de impuestos, la recaudación ha ido volviendo lentamente a los niveles precrisis.

El IVA marca un récord

La reforma fiscal supuso el primer alto en esta sucesión de alzas fiscales, si bien la recaudación no se ha resentido en exceso. Pese a que el año pasado el Gobierno bajó el Impuesto sobre la Renta y el de Sociedades, la suma de ambos alcanzó los 105.570 millones, un aumento del 4% respecto a 2014.

Sin embargo, la figura que cosechó un mejor resultado el pasado año fue el IVA, que tuvo sus mayores ingresos de la historia con 69.933 millones de euros. De esta forma supera el máximo que cosechó el año pasado, cuando obtuvo una recaudación de 64.688 millones, incluyendo también el tributo reducido en Canarias.

La vertiginosa recuperación de ingresos del IVA respecto a antes de la crisis -ahora recauda un 8% más que en 2007- se explica por las dos subidas de impuestos que ha tenido el tributo durante la crisis. La primera fue en 2010, al elevar su tipo general del 16% al 18% mientras que la segunda, en 2012, lo situó en el 21%.

El favorable comportamiento de los impuestos no impidió que el Gobierno finalmente incumpliera en ocho décimas el objetivo de déficit del 4,2% del PIB el año pasado. Al coger todos los ingresos públicos, la Administración consiguió el año pasado 413.456 millones de euros -su mayor nivel desde 2007- aunque en ratio sobre el PIB es inferior al de 2014 por el crecimiento de la economía ?del 38,6% del PIB pasa al 38,2%?.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.