La nueva vida de Julián Muñoz: vacaciones de lujo y planes de boda entre sus problemas con la justicia

Un año, un mes y quince días de prisión por fraude y prevaricación urbanística. Esta es la última condena impuesta por el Tribunal Supremo a Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, ex novio de Isabel Pantoja, ex preso de Alhaurín de la Torre (Málaga), actual interno en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras y futuro marido de Liv Paulo.

Porque si algo le sobran al antiguo edil son facetas, a las que sumará la de amante esposo de su joven prometida. La propia Paulo confirmaba la información, adelantada por Amparo de la Gama, de que Muñoz había pedido su mano con un impresionante anillo que heredó de su hermana Isabel, fallecida en 2007 por un efisema pulmonar.

Julián Muñoz en una foto de archivo con Isabel Pantoja
Julián Muñoz en una foto de archivo con Isabel Pantoja

El compromiso enter Muñoz y Paulo sale a la luz apenas unos meses después de conocerse su relación. Entonces, el expolítico disfrutaba desde hacía un año de una vida controlada, pero fuera de prisión. Tras obtener el tercer grado y cambiar la cárcel por el CIS, Muñoz pasaba a un estatus previo a la libertad condicional, viviendo en su casa con una pulsera telemática.

El anillo de pedida de Liv Paulo
El anillo de pedida de Liv Paulo - ESPEJO PÚBLICO

Entonces, se filtró un vídeo en el que se veía el ex regidor bailando sevillanas a altas horas de la madrugada. La grabación, unida a las informaciones y fotografías en las que se veía a Muñoz disfrutando de jornadas de playa, comidas con amigos y mañanas de deportes, actividades que parecían incompatibles con una persona con una «enfermedad grave e incurable», le devolvió de vuelta al CIS.

Parece que era su ahora prometida la joven con la que disfrutaba de aquel baile tan polémico. Desde hace meses, Muñoz y Paulo alternan su tiempo juntos entre el piso que el expolítico tiene en Puerto Banús y la casa de ella en Calahonda. El encargado de llevar de un sitio a otro a Muñoz es su sobrino, quien le espera en la puerta para evitar las persecuciones de los fotógrafos.

Habrá que esperar para conocer más detalles de la boda de Julián Muñoz y Liv Paulo. Por el momento, la pareja ha aprovechado unos días de agosto para relajarse en Castelldefels, donde el exnovio de Isabel Pantoja llegó con un BMW de alta gama. Allí paseó por la orilla, nadó un rato y disfrutó de un refresco en un chiringuito.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.