La Masía azulgrana, de capa caída

Mucho ha llovido desde aquel 25 de noviembre de 2012 en el que Tito Vilanova hizo realidad uno de los sueños del barcelonismo: jugar con once canteranos un partido oficial. Fue ante el Levante y el equipo ganó (0-4). Eran tiempo de vino y rosas, en el que la Masía era uno de los máximos exponentes y ejemplos del fútbol español, que había contribuido, además, a que España ganara un Mundial, dos Eurocopas y que tres jugadores formados en el fútbol base culé, Messi, Iniesta y Xavi, optaran a ganar el Balón de Oro.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.