Estados Unidos vive una ola de ataques de odio tras las elecciones

La victoria de Donald Trump fue una sorpresa para casi todo el mundo y para algunos, un motivo para vomitar odio. El Southern Poverty Law Center, una organización de derechos civiles, trata de contabilizar estos incidentes y concienciar sobre su impacto en un país ya dividido. Entre el 9 y el 14 de noviembre, registró 437 ataques recogidos por la prensa en redes sociales o en testimonios directos a su organización. La mayoría de ellos (136) tuvieron como objeto a inmigrantes. Le siguen los incidentes con población negra (89) y homosexual (43).

La organización detalla casos de insultos y violencia contra mujeres que visten hijab, amenazas de deportación contra ciudadanos de aspecto mexicano o centroamericano, pintadas o vandalismo. Hay un gran número de incidentes registrados en escuelas e institutos, con niños coreando «¡Construid el muro!» a sus compañeros mexicanos, y de baños vandalizados y con pintadas de «Solo para blancos».

Aunque es imposible que el informe contabilice todos los casos de ataques de odio, se trata de un número muy por encima de lo habitual. En 2015, el FBI documentó 5.800 incidentes de odio, 15,8 al día. En los primeros seis días de Trump como presidente electo, se han registrado 72,8 al día.

La propia Primera Dama, Michelle Obama, fue víctima de ataques de este tipo. Una funcionaria de Clay (Virginia Occidental) la calificó en Facebook de «simio con tacones». Tanto ella como la alcaldesa de la localidad, que alabó el comentario, han dimitido.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.