El presunto pederasta de Ciudad Lineal: «Es una barbaridad lo que le han hecho a estas niñas, pero no fui yo»

Ha hablado por primera vez. El presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, ha roto su silencio y ha dado la sorpresa en la última sesión del juicio de la vista oral. «Soy inocente señoría. No tengo absolutamente nada que ver con los hechos. Siento mucho lo que les ha pasado a estas menores. Me parece una barbaridad, sobre todo lo que le hicieron a TP4, (la menor de origen chino), eso no tiene nombre. Lo siento mucho por sus familiares», ha concluido al término de su alegato que se ha prolongado por espacio de 17 minutos en los que se ha emocionado y se le ha quebrado la voa

Tras negarse declarar hasta en cinco ocasiones, ha comenzando diciendo al tribunal que «no hablé al principio del juicio porque pensé que nadie me iba a creer, no es que vayan a hacerlo ahora, pero bueno...». Ortiz ha explicado que cusando fue detenido y en la fase de instrucción optó por no hablar y que se le informó de los delitos, pero no de los hechos que ahora sí conoce.

El presunto pederasta, en su alocucion, que se ha prolongado por espacio de 20 minutos, ha recalcado que, en cuanto a su aspecto físico se ha dicho de todo. «Me he leído el sumario y las niñas, como ha oído usted, señoría, han dicho todos los colores de pelo menos pelirrojo. En cuanto la altura, ha ocurrido igual: desde 1,60 a 1,80 metros y sobre la edad, han dicho que tengo desde 27 a los 40 años, así como que soy delgado o fuerte».

Ortiz, con voz clara y muy tranquilo, ha subrayado que no «me fui a Santander huyendo de la Justicia. Mí tío a finales de julio me dijo que le había salido una reforma y me propuso el trabajo. Es cierto que estaba agobiado, como ha dicho aquí la Policía de manera malintencionada, porque no tenía empleo, tengo dos hijos y vivía con mi madre».

Por ello, se fue el 3 o el 5 de septiembre, aunque no sabía cuando iban a empezar las obras, porque no quería pagar aquí el gimnasio si me marchaba, eran vacaciones y ahí estaba su familia, sus tíos, primos y sus abuelos. «Todo mi entorno sabía donde estaba, me llevé mi móvil, me apunté a un gimnasio y utilicé mi tarjeta de débito». También respondió al hecho de que se llevara mucho equipaje.«Es cierto, me cuido mucho, bueno, me cuidaba, y me llevé ropa de trabajo, para salir y deportiva y muchas cosas de aseo».

Ortiz consideró irresponsable al policía que dijo el primer día del juicio que no había que fiarse de los testimonios de las menores por su edad y por estar en estado de shock. «Sin embargo, me ha acusado por su intuición, algo que tachó de irresponsable y arriesgado»

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.