El PP ve «dopaje electoral» en el PSOE y «blanqueo» en Podemos

El PP activó este jueves el ventilador en el Senado y sembró dudas en la financiación del resto de los partidos, o al menos en su gestión. La estrategia de Génova de contrarrestar los ecos de la comisión de investigación sobre su "caja B" abierta en el Congreso le funcionó sobre todo con el PSOE, al que acusó de «ir dopado a las elecciones» después de que los bancos le hubieran condonado «40 millones» de euros en 2004. Y anunció que investigará si «detrás de esto puede haber financiación ilegal».

La oposición abandonó la comisión por considerarla una «farsa» del PP para «tapar su vergüenzas» del Congreso, donde desfilaron sus tesoreros, todos imputados. Su ausencia favoreció que el PP interrogara a sus anchas a los tesoreros de PSOE, Podemos y Ciudadanos. En todos observó irregularidades.

El portavoz popular en la comisión de investigación de la Cámara Alta, Luis Aznar, señaló que la financiación del PSOE "es leal más opaca de todas" y le acusó de "esconder las sedes", sus tasaciones y la deuda del partido. El extesorero de Ferraz entre 2004 y 2014, Xoan Manuel Cornide, admitió que en su etapa le tocó corregir todo tipo de "extrañas casuísticas" que tienen su origen, por ejemplo, en el hecho de que históricamente militantes socialistas anónimos compraran las propiedades por "sentimiento de pertenencia", y no estaban bien registradas. El Tribunal de Cuentas afloró 18 sedes en 2013.

"Detrás de todo esto puede haber financiación ilegal", apuntó el PP. El exresponsable socialista negó la mayor y lo llamó "déficits de gestión ordinaria" o "irregularidad administrativa". El de Ferraz negó que hubiera "ningún tipo de pago B", frente a Génova. "El PSOE siempre ha sido un partido pobre", alegó.

El PP también puso la lupa sobre la fórmula de crowdfunding con la que el equipo de Pedro Sánchez financió las primarias y sobre la que cuestionó al extesorero Gregorio Martínez, quien admitió que la pusieron en cuarentena tras consultar al Tribunal de Cuentas. «La campaña de Pedro Sánchez tiene más agujeros que un queso gruyère», denunció Aznar.

De Podemos denunció que se financie con microcréditos y crowdfunding, dos fórmulas que no contempla la ley y a las que el Tribunal de Cuentas ha pedido poner coto. El PP sospecha que a través de esos pequeños pagos pueda haber "blanqueo" de Podemos desde el extranjero, en alusión a Venezuela o Irán. El tesorero actual de Podemos, Daniel de Frutos, explicó que todas las cuentas están auditadas y publicadas, sin tachas.

El PP censuró que Ciudadanos haga «bandera de la limpieza» y acumule «irregularidades», como la financiación de obras de su sede en Huelva o el pago de personal a través de las cuentas de los grupos municipales o autonómicos, como señala el órgano de fiscalización de partidos. El tesorero de Ciudadanos, Carlos Cuadrado, reconoció esos «errores», pero defendió que los han ido subsanando.

«Lo llaman errores, yo diría irregularidades, pero vamos a pensar que son accidentes. Quiere ser Míster Proper, pero tiene el 67% de irregularidades en el Tribunal de Cuentas», concluyó Aznar.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.