El papel de las revistas del 27 en la renovación del arte español

Si hay una imagen icónica de la Edad de Plata española es la de los poetas del 27 en el Ateneo de Sevilla reunidos para celebrar el tercer centenario de la muerte de Góngora. Esa fotografía, sin embargo, forma parte de un cuadro de mayor tamaño, en el que se dan cita la poesía de Vicente Aleixandre y Luis Cernuda, pero también el teatro de Federico García Lorca, las escenografías de Maruja Mayo, la música de Manuel de Falla, la pintura de Benjamín Palencia y el cine de Luis Buñel.

En aquellos años hubo un lugar donde coincidieron todos: las revistas de vanguardia que florecieron en toda España, con «La Gaceta Literaria» de Giménez Caballero como el ejemplo más recordado, y que también echaron raíces en Andalucía, algo que puede apreciarse en un recorrido por «Minervas del 27. Las revistas de una generación».

Se trata de una exposición, abierta hasta el próximo 23 de febrero, en la que el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (Cicus) destaca el papel de estas publicaciones en la renovación del arte español en los inicios del siglo XX, una época de creación chispeante y experimental que se truncaría con la Guerra Civil.

La exposición cuenta como comisaria a la colaboradora de ABC y escritora Eva Díaz Pérez, quien dedicó a estos años y más concretamente a la conocida revista sevillana su segunda novela, «Hijos del Mediodía» (2006). De hecho, uno de los grandes atractivos de la muestra es la presentación, por primera vez al público, de los papeles de la revista «Mediodía», que pertecían a Julio Porlán, hermano del poeta Rafael, que a su muerte los legó al Centro de la Generación del 27.

«La gran revista del 27 vuelve a su ciudad», se felicitaba Díaz Pérez, quien añadió que a través de la correspondencia entre sus redactores con Rafael Porlán, entonces en Jaén, se puede reconstruir la historia de esta revista literaria.

Pero ni esta ni su antecedente «Grecia», también representada en la muestra, fueron las únicas revistas andaluzas, pues también estuvieron «Litoral», en Málaga; «Gallo», en Granada y comandada por García Lorca; «Isla», impulsada en Cádiz por Pedro Pérez Clotet; «Papel de Aleluyas», en Huelva, que fundó Fernando Villalón tras su desencuentro con «Mediodía»; y «Ardor», en Córdoba.

Unas publicaciones que renovaron también la presentación del arte español, con atrevidas tipografías que introdujeron la vanguardia en el diseño. «Dibuja cada página como si fuera un cuadro», era el lema de Manuel Altolaguirre y Emilio Prados, editores de «Litoral», para el que diseñó Manuel Ángeles Ortiz el famoso pez saliendo del agua.

No es el único artista de vanguardia incluido en una muestran donde, junto a los ejemplares de las revistas o una impresora minerva con tipos antiguos, hay obras de Benjamín Palencia, retratos de Adriano del Valle de José Caballero y Daniel Vázquez Díaz, un dibujo de José Moreno Villa de Rafael Alberti...

Sevilla, capital poética

También una carta de Vicente Aleixandre a los redactores de «Mediodía» mostrando, al hilo de una colaboración, la nostalgia que sentía por su Sevilla natal o el rescate de un concierto de la Orquesta Bética, que fundó Manuel de Falla, en colaboración con la revista «Mediodía», a través de los programas de mano y las cartas en las que Rafael Lasso de la Vega comentaba al compositor cómo había ido la actuación el Teatro Coliseo. En ellas, refería al músico, se interpretó la versión de concierto de «Historia de un soldado» de Stravinski, traducido por Rafael Alberti.

La muestra, producida por el Cicus, ha sido posible gracias a la colaboración de instituciones y particulares que han prestado sus fondos, como la Residencia de Estudiantes, el Centro de la Generación del 27, la Biblioteca Nacional, el Centro de Estudios Juanramonianos, el Archivo Manuel de Falla, la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, la biblioteca del poeta y editor Abelardo Linares y diversos coleccionistas privados.

El resultado es una exposición que puede verse como un mapa de las vanguardias españolas, fruto de «una labor de investigación en cultura que realiza el Cicus», destacó su director, Luis Méndez, quien avanzó que la muestra forma parte de un cuadro más amplio, donde se darán cita la literatura y el cine, entre otras disciplinas.

Así, los días 15 y 16 se celebrarán en las jornadas «Sevilla, capital del 27», en las que se realizará un recorrido literario por la ciudad y en las que diversos especialistas analizarán las revistas de la época en relación con la música, el arte, el teatro y el cine. A este último apartado, dedicará también el Cicus un ciclo con las películas de la Generación del 27. «El Cicus es un laboratorio de ideas», destacó su director.

Un centro que celebra el X aniversario de su apertura, algo que destacó el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, con una exposición que conmemora el 90 aniversario de la Generación del 27 con esta «esplendorosa muestra», donde la famosa foto del Ateneo de Sevilla y el viaje de los poetas ocupan también un lugar destacado.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.