El Papa: «Los refugiados no son un peligro sino que están en peligro»

En un encuentro conmovedor con varios centenares de niños de Calabria, el Papa Francisco les ha enseñado esta mañana el salvavidas de una niña nigeriana de seis años, ahogada con toda su familia frente a la isla de Lesbos.

Les contó que se lo había dado el miércoles el socorrista voluntario Oscar Camps, de la ONG española Proactive Open Arms, «y casi llorando me dijo ?no conseguí salvarla?. ¿Cómo se llamaba? No lo sé, pero cada uno de vosotros puede darle un nombre en el corazón. Está en el cielo, y nos está mirando».

Osayande, un muchacho nigeriano, le pidió que rezase «por mi familia, que también están en el cielo. Murieron en el agua». El Papa le dio un abrazo. Después llamó a Giuseppe, que había hecho un dibujo de niños de distintas razas jugando juntos.

Los pequeños entendían que deben ayudar a esas personas que huyen de las guerras y se juegan la vida. Y cuando el Papa les dijo «los refugiados no son un peligro, sino que están en peligro», asentían con naturalidad. Es el mensaje que a veces no comprenden los mayores.

La iglesia italiana sí. Francisco pidió que acogiesen refugiados y lo están haciendo. Superan ya los 22.000, y su generosidad les ha vuelto más alegres.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.