El Papa Francisco presidirá las siete ceremonias de la Semana Santa

El Papa Francisco inicia este Jueves Santo cuatro días muy intensos en los que presidirá las siete ceremonias de Semana Santa. El pasado Domingo de Ramos demostró que estaba en buena forma física y muy contento por la llegada de peregrinos, especialmente decenas de miles de jóvenes de todo el mundo.

El tema principal de sus reflexiones en este Año Santo de la Misericordia es el infinito amor de Dios por cada persona, que invita a los cristianos a ocuparse de los más necesitados. Es previsible que los cincuenta millones largos de refugiados, cuyo número es el más alto desde la Segunda Guerra Mundial, estén presentes en su predicación.

El Santo Padre presidirá el Jueves Santo a las 9.30 de la mañana en la basílica de San Pedro la misa del Crisma, en la que bendice los santos óleos que se emplean durante el año en sacramentos como el bautismo, la confirmación, la ordenación de sacerdotes y la unción de los enfermos. En su homilía suele hacer reflexiones sobre el ministerio sacerdotal, ya que ese día es la fiesta de los sacerdotes.

Pero la ceremonia más popular es la misa de la Cena, que conmemora la Última Cena del Señor, en la que instituyó la Eucaristía y el sacerdocio. El Papa la celebrará a las 5 de la tarde siguiendo el ritual que incluye el lavado de pies a doce personas antes de comenzar la misa.

Vía Crucis

En sus tres primeros años como Papa, Francisco ha ido a celebrarla a dos cárceles de Roma y a una residencia de enfermos y ancianos. Esta vez se espera que vaya a algún lugar símbolo de la marginación pero, a diferencia de lo habitual, el Vaticano no ha anunciado con amplia antelación el lugar elegido por el Papa.

El Viernes Santo también incluye dos ceremonias. La celebración de la Pasión tiene lugar a las 7 de la tarde en la basílica de San Pedro e incluye un gesto visible de humildad: el Papa se postra por tierra antes de empezar a conmemorar las últimas horas de Jesús. Y no pronuncia la homilía, sino que se limita a escuchar al predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa.

A las nueve y cuarto de la noche preside el sugestivo Vía Crucis en el Coliseo, que tiene una intensidad única por la grandeza del lugar y la presencia del Papa.

El Sábado Santo a las ocho y media de la tarde, el Santo Padre iniciará en el atrio de la basílica de San Pedro la ceremonia de la vigilia de la Pascua, que incluye el bautismo de adultos, una costumbre de los primeros tiempos del cristianismo que está ganando fuerza en muchas ciudades de Europa y América.

El Domingo de Pascua, el Papa celebrará la misa de la Resurrección en la plaza de San Pedro a las 10 de la mañana, e impartirá, justo al mediodía y desde el balcón principal de la basílica, la bendición «Urbi et Orbi», a «la Ciudad y al Mundo».










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.