El ministro de Exteriores británico ve poco probable llegar a un acuerdo del Brexit esta semana

Tras haber encallado las negociaciones con Bruselas ayer, el Gobierno británico no ceja en su empeño en demostrar confianza en que estas lleguen a buen puerto más pronto que tarde. Eso si, parece que esta semana no va a ser posible. El ministro de Exteriores, Jeremy Hunt no ve claro una solución en estos días después de que ayer un portavoz del 10 de Downing Street asegurase que aún quedan «asuntos muy difíciles e importantes sin resolver».

Hunt confirmaba, preguntado por la prensa a su llegada al Consejo de Exteriores de la UE que se celebra en Luxemburgo, que las negociaciones están pasando un «periodo de dificultad» aunque se mostraba positivo al señalar que «pueden conseguirse un acuerdo esta semana o no, quien lo sabe. Todos están intentándolo de forma increíble». En su opinión «se han logrado enormes progresos» mostrando una confianza que no parece igualar el ministro para el brexit, Dominic Raab, el cual se ha mostrado siempre más reticente a la hora de elucubrar sobre el posible acuerdo.

Lo que ayer parecía una fumata blanca con la UE y un acercamiento irremediable se le ha convertido a May, en apenas 24 horas, en una nueva semana de desafíos y retos constantes que tendrá que afrontar de nuevo procedentes de los varios frentes abiertos que tiene desde hace meses.

El primero y más importante sigue siendo el que vive en el seno de su partido. Los conservadores más euroescépticos siguen amenazando con echar su proyecto de Brexit abajo en el Parlamento si no se cumplen las líneas rojas que la premier se marcó hace unos meses. De hecho, el exministro para el brexit David Davis llamaba directamente a una «rebelión» de sus excolegas en el Gobierno ante la posibilidad de que May pacte con Bruselas un acuerdo más flexible dejando al país dentro en la unión aduanera por un periodo de tiempo indefinido hasta que se solucione el tema más espinoso y que más problemas está dando, el de la frontera con Irlanda.

May, amenazada

De hecho, May confía más en algunos miembros del partido laborista partidarios de un Brexit suave que en sus propios correligionarios euroescépticos o en la formación que la sostiene en el poder, el DUP. Los unionistas de Irlanda del Norte, con su líder a la cabeza Arlene Foster (y sus 10 diputados esenciales para la mayoría de May en la Cámara de los Comunes), ya han amenazado directamente a la «premier» con retirarla su apoyo si permite que esta región permanezca en la UE al menos dentro del mercado aduanero. Algo que consideran inaceptable y que los ha llevado a asegurar, lo ha hecho el portavoz del Brexit de esta formación Sammy Wilson, que es «probablemente inevitable» que las negociaciones con Bruselas concluyan sin un acuerdo.

Todo con la amenaza independentista que sigue llegando desde Escocia. La primera ministra de esta región Nicola Sturgeon sigue amenazando a May con la celebración de un segundo referéndum para separarse de Reino Unido. La idea parece aparcada al menos hasta que se aclare la decisión final respecto a la salida de Reino Unido de la UE, pero Sturgeon sigue alentando a sus ciudadanos a que «trabajen por la independencia durante las negociaciones del Brexit». Sin embargo, May sigue haciendo caso omiso y ni siquiera ha vuelto a responder a estas peticiones descartando completamente la celebración de ese segundo plebiscito.

Mientras, la jefa del Gobierno reunirá mañana de nuevo a su Gabinete donde intentará, por enésima vez, buscar una posición común para presentar en Bruselas antes de la cumbre europea de este miércoles. Un nuevo intento para desencallar la situación a escasas semanas de que llegue la fecha tope, a finales de este mes de octubre, que ambas partes se pusieron para finalizar el acuerdo. Otra cosa será ya el trámite de aprobación por parte del Parlamento británico, donde se prevé una lucha encarnizada y donde la premier tendrá que batallar para sacar adelante el acuerdo, si finalmente consigue uno.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.