El laberinto andaluz: cansancio sin rebeldía

La vida política en el latifundio de poder andaluz se ha movido desde hace años entre la resignación, la melancolía, el escepticismo y la rutina. Más de un 60 por cien de los electores dicen en las encuestas desear un cambio, pero una proporción aún mayor están convencidos de que no va a producirse, y tampoco parece que la continuidad del PSOE, en el poder desde tres décadas y media, les inquiete demasiado. Ése ha sido el gran éxito de los socialistas: su identificación intrínseca con el sistema mismo de la autonomía. Su condición de partido Alfa, bandera y guía, que incluso en sus horas más bajas conserva entre amplias capas de la población un marchamo de legitimidad autoinducida. El tránsito hasta los comicios de hoy ha transcurrido bajo ese clima, si bien los sismógrafos demoscópicos han empezado a detectar en los últimos días ciertos indicios de sacudidas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.