El día que la Junta de Andalucía disculpó el bombardeo de Cabra: «Fue un error de los republicanos»

El terrible bombardeo que asoló Cabra el 7 de noviembre de 1937 y que provocó la muerte a 109 personas «se debió a un error de los servicios de información republicanos que pensaban que allí había una columna de división italiana». Así de contundente se mostró en 2012 en Aguilar de la Frontera el director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, el cordobés Luis Naranjo. El representante de la Junta de Andalucía, cargo nombrado por IU, fue más allá y dijo que este extremo «está demostrado desde el punto de vista historiográfico».

La enorme cantidad de muertos que se produjo hace que éste sea uno de los ataques más fuertes de las tropas al servicio de la República, casi similar al de la ciudad vasca de Guernika. Sin embargo, la tragedia de Cabra no tuvo la misma repercusión.

Respecto a la posibilidad de la realización de un homenaje a las víctimas de este bombardeo, Naranjo señaló en aquellos momentos que «estaríamos dispuestos siempre y cuando también se recuerde a los fusilados que están en las cuentas y sin nombre en Cabra». Y es que el director general de Memoria Democrática consideraba que las víctimas provocadas por el bando republicano ya habían sido reparadas y recordadas a lo largo de la etapa de gobierno franquista.

Sin embargo los muertos y fusilados por las tropas del bando nacional «nunca tuvieron esa reparación y es evidente que, en número, son muchísimas más», seguía explicando. Por este motivo Luis Naranjo señaló con claridad que desde la Junta estarían dispuestos a un homenaje para esas víctimas de Cabra, matizando también que «para todos, pero centrando el acento de la justicia y la reparación en los que nunca la han tenido hasta ahora».

En el caso de Cabra se da la paradoja, según las aportaciones del estudio histórico que Antonio Arraba realizó en su libro «El bombardeo de Cabra» (2013), que murieron decenas de ciudadanos entre las clases más populares que nada tenían que ver con los intereses de la Guerra. Además, resulta llamativo que el bombardeo se produjera en una población que distaba más de mil kilómetros de los frentes activos de guerra.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.