El BCE se libera

Desde hace algún tiempo atrás vengo escribiendo que en algún momento tendría que llegar la hora en que el Banco Central Europeo tome el relevo de la Reserva Federal en su papel de estímulo de la economía. Ese momento ha llegado.

Desde hace algún tiempo atrás vengo escribiendo que en algún momento tendría que llegar la hora en que el Banco Central Europeo tome el relevo de la Reserva Federal en su papel de estímulo de la economía. Ese momento ha llegado.

En la última reunión celebraba por la autoridad monetaria de la Unión Europea se tomaba una decisión histórica que consiste en, a partir de ahora y tras la conclusión de sus reuniones mensuales periódicas, informar por adelantado a los mercados de la intención de los miembros del comité sobre la política monetaria que se va a tomar en el futuro, lo que se denomina en inglés "forward guidance".

Lo mismo fue también decidido por el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, después de la primera reunión que presidía el nuevo gobernador Carney que viene a sustituir a Mervin King.

Evidentemente algo importante y sustancial ha cambiado en la forma de decidir y sobre todo en la manera de comunicar de los dos bancos centrales más importantes de Europa. Y esto ocurre coincidiendo con un cambio de sesgo de la política monetaria norteamericana que después de un periodo en el que se han preocupado de proporcionar toda la liquidez necesaria para el funcionamiento del sistema financiero y de crédito , deciden ir restringiéndola porque la economía de su país muestra señales inequívocas de salida de la crisis.

Draghi negó cualquier acuerdo concertado entre los bancos centrales para llevar a cabo estos cambios de política que coinciden en el tiempo. Nadie se lo cree. Pero tampoco importa, lo relevante es que la percepción entre los inversores es la de que el BCE ha tomado una acción con sentido encaminada a sacar a Europa de la crisis y que en adelante veremos nuevas medidas como pueden ser rebaja en los tipos de interés y posiblemente compras de algún tipo de activo de renta fija para facilitar el acceso al crédito de las pequeñas y medianas empresas, como titulaciones de préstamos.

La reacción en el mercado fue la correcta, rebote de mercado de renta variable, mejora de las primas de riesgos periféricas y caída del euro. No debemos olvidar que un euro sobrevalorado no supone más que un lastre más para el crecimiento de las tan necesitadas exportaciones que países como el nuestro necesitan desarrollar.

Todo parece indicar que a poco más de dos meses de las elecciones germanas, los políticos de este país, incluido el presidente del Bundesbank que aunque gobernador de un banco central , ha actuado como un político más, los sondeos electorales les indican que sería favorable ser algo mas magnánimos y comprensivos con sus socios del sur. Al fin y al cabo, los alemanes también son humanos.

No en vano hemos podido ver en todos los medios de comunicación como se firmaban acuerdos entre Alemania y España, por los que el primero es librar fondos hacia préstamos de pequeñas y medianas empresas españolas a través del Instituto de Crédito Oficial. 

Publicidad
Publicidad

No deja de ser un gesto de cara a la galería, lo que se necesita en realidad no es eso sino que la autoridad monetaria tenga carta blanca para desbloquear el mercado de crédito, para desfragmentar el mercado monetario y para proporcionar la confianza suficiente entre los bancos europeos que les permitan poder reanudar con normalidad su actividad principal, la de dar créditos. Esperemos que no se le pongan nuevos obstáculos en adelante.

En portada

Noticias de