El árbol que mató a un hombre ayer fue inspeccionado pero no podado

Un hombre de 58 años y nacionalidad española murió ayer después de que se desplomara sobre él una rama de grandes dimensiones cuando se encontraba sentado en un banco del distrito de Moratalaz . El ejemplar había sido inspeccionado por los técnicos municipales, que no lo habían sometido a poda al no observar que entrañara «peligrosidad». El Ayuntamiento de la capital anunció la apertura de «una investigación independiente» al respecto.

El suceso se produjo a las 12.10 de la tarde. Dos minutos después, la Policía Municipal recibía el aviso: había un varón gravemente herido por un tronco de olmo desprendido, de unos 8 metros de longitud. Le había golpeado fuertemente en la cabeza y sangraba por la nariz. Se encontraba descansando en un banco, a la altura del Camino de los Vinateros, con la calle de Manuel Machado. Justo delante de la boca de Metro de Estrella y junto a la puerta de un centro comercial Alcampo, cerca del edificio conocido como «El Ruedo», precisaron fuentes de la investigación.

Hasta el lugar acudieron los sanitarios del Samur-Protección Civil. La víctima presentaba un traumatismo craneoencefálico severo, informó Emergencias Madrid. Entró en parada cardiorrespiratoria, fue intubado y trasladado «con muy mal pronóstico» hasta el Hospital Gregorio Marañón. Falleció sobre las 17.30 horas.

Tres cuartos de hora después, comparecía ante los medios de comunicación la concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés. No informó de que el hombre ya había fallecido;es más, habló de que estaba «gravísimo» y de que «no se esperaba una mejoría». En lo que sí incidió fue en los detalles más técnicos: el Consistorio había realizado una inspección sobre «un número importante del arbolado» de la zona recientemente, dentro del plan municipal de poda; pero en el ejemplar en cuestión «no se había observado ninguna situación de peligrosidad». Ni por su estructura ni condición.

«La situación de riesgo del arbolado en la ciudad es una preocupación constante de este Gobierno», añadió, para ofrecer los siguientes datos: en 2015, los operarios municipales actuaron sobre 6.000 árboles talados, mientras que un número «enormemente superior» pasaron por labores de poda. Fueron 16.000 en poda de invierno y hasta 30.000 en podas realizadas en otras épocas del año, que son más suaves para equilibrar y recomponer el arbolado. En 2016, la tendencia es la misma.

El Gobierno de Manuela Carmena ha terminado la actualización del inventariado del arbolado, que lleva aparejado acciones para la gestión del riesgo en zonas concretas de la ciudad, como Juan Bravo, San Blas o la colonia del Manzanares, para acabar extendiéndose por todo Madrid, insistió el Ayuntamiento.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.