Detenido un islamista que buscaba atacar una sinagoga en Florida

El FBI ha evitado que un convertido al islam culminara su objetivo de atentar en Estados Unidos. Aunque nunca estuvo cerca, por falta de armas para llevarlo a cabo, su determinación parecía clara. Un hombre de 40 años, James Medina, también conocido como James Muhammad, tenía planeado atacar con bombas una sinagoga en la localidad de Aventura, en el área de Miami. Pero el FBI le tendió una trampa cuando el individuo, convertido al islam y autodeclarado antisemita, contactó con otra persona que supuestamente podía facilitarle el explosivo, pero que resultó ser un confidente policial. El miembro del FBI acabó entregando a Medina una bomba falsa, antes de que se procediera a su detención.

El objetivo de Muhammad, quien compareció ayer ante el juez tras ser detenido el fin de semana, era el Turnberry Jewish Center, una de las sinagogas más importantes de la ciudad. Según su propia confesión, el acusado del ataque pensaba lanzar los artefactos explosivos por encima de la valla que acota el recinto del templo o colocarlos en los baños del edificio, el pasado viernes, mientras los fieles celebraban el comienzo del Shabat y último día de la Pascua.

El acusado cuenta con un historial de delitos menores, entre ellos haber enviado mensajes de texto violentos a una familia y a su iglesia en Coral Springs, en Miami. También fue acusado y condenado por acoso agravado mientras trabajaba como instalador de cristales.

La sinagoga que iba a ser objeto de su ataque sirve a unas 800 familias de Aventura, una próspera comunidad judía al norte de Miami Beach. También cuenta con un memorial del Holocausto, así como un centro de educación infantil temprana y varios salones sociales.

Los líderes judíos en Europa y Estados Unidos han advertido del aumento de las amenazas de ataques contra instituciones vinculadas a su religión y su cultura. En 2015, el Senado norteamericano votó a favor de aumentar los fondos para la seguridad de las sinagogas, las escuelas diurnas y otras instalaciones, en el marco del programa de subvenciones de seguridad.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.