Bruselas asume que España no apruebe el presupuesto este año

A situaciones extraordinarias, soluciones extraordinarias. En la Comisión Europea no se descarta que un fracaso en las negociaciones políticas en España para la aprobación del presupuesto de 2017 pudiera ser beneficioso para asegurar el objetivo de reducción de déficit y para alejar la perspectiva de una sanción, que en este caso sería prácticamente inevitable.

Hasta el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha reconocido que el ejercicio de 2017 "será el más difícil" para lograr el objetivo previsto por Bruselas de reducción el déficit al 3,1%. Sobre llegar al 4,6% cuando se cierren las cuentas de 2016 nadie espera que haya problemas, pero el Gobierno debería recortar al menos unos 5.000 millones de gastos para llegar al umbral exigido y eso a base de negociar desde una posición minoritaria en el Congreso y con un panorama político extremadamente complejo.

Desde las más altas instancias de la Comisión se recuerda que el debate sobre la imposición a España de sanciones por la ausencia de medidas para contener el déficit público fue una batalla "durísima" contra los partidarios de utilizarlo como escarmiento público para otros países de la zona euro.

El vicepresidente Valdis Dombroskis es conocido por su acusada "falta de flexibilidad" y se ha sentido "claramente desautorizado" por las maniobras del comisario francés, Pierre Moscovici, para evitar sanciones contra los dos países de la Península Ibérica. Moscovici es ahora el principal aliado de España en este campo y el principal enemigo de Dombroskis, de que se cree que no permitirá en ningún caso una nueva desviación "significativa, más allá de dos o tres décimas por encima del objetivo previsto". La Comisión es consciente también de que la no aprobación de unos presupuestos para 2017 volvería a desestabilizar la política española y llevaría a una situación que desembocaría muy probablemente en unas elecciones anticipadas, pero al mismo tiempo Bruselas no podría dejar de tenerlo en cuenta.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.