A la espera del Plan de Cercanías y los 1.000 millones para 2019

«C3enfurecida», «RenfeMeMata» o «SalvaCercanías» son sólo algunos de los sitios donde los sufridores usuarios de Cercanías de Madrid cuentan sus fiascos diarios: retrasos, escaleras mecánicas que no funcionan durante meses o incidencias que les dejan colgados y les hacen llegar tarde a sus puestos de trabajo.

Cercanías de Madrid es un monstruo con 445.000 trenes circulando al cabo del año y 241,7 millones de usuarios el año pasado. Pese a las quejas, los datos oficiales indican una puntualidad del 96 por ciento, y sólo 25.000 quejas en los órganos oficiales.

El PSOE inició una campaña a principios de año ante el clamor popular. Cuando aún ocupaba la cartera del Ministerio de Fomento Íñigo de la Serna (PP), presentó un plan integral de Cercanías que no llegó a ejecutarse. Tras la moción de censura que le dió el Gobierno central a Pedro Sánchez, ese plan quedó diluido. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, prometió invertir 1.000 millones de euros en 2019 y 2020 en la red madrileña. «Vamos a pasar de los planes a los hechos. Para que se hagan una idea de la dimensión de este impulso, solo en infraestructuras de Cercanías vamos a multiplicar por cuatro la inversión prevista para 2018», subrayó entonces.

Esta inversión, sin embargo, es inferior a la avanzada por el Gobierno del Partido Popular. El Ejecutivo de Mariano Rajoy presupuestó 5.000 millones en el marco del Plan de Cercanías. Así lo recordó entonces la consejera de Transportes de la Comunidad, Rosalía Gonzalo, que se mostró sorprendida tras el anuncio: «A ver cómo se concretan los datos ofrecidos».

Signo político

Precisamente, en este sentido se manifestó el sábado el vicesecretario de Territorial del PP de Madrid, Antonio González Terol, que reclamó a Sánchez que se replantee la inversión en Cercanías independientemente del signo político de la Comunidad de Madrid.

Terol recordó que todos los grupos municipales del PP en los principales ayuntamientos del sur de la región (Getafe, Ciempozuelos, Aranjuez, Pinto y Valdemoro) han presentado una moción para que se vuelva al Plan de Cercanías que puso en marcha el Gobierno de Rajoy para la mejora de vehículos y estaciones existentes, entre otras actuaciones. Los concejales de estos municipios también pidieron abordar el «mal funcionamiento» de la línea C3 de Cercanías, que da servicio a alrededor de medio millón de personas en esta zona de Madrid.

Mientras el debate continúa, la indignación se ha instalado desde hace meses entre los pasajeros. Las jornadas con retrasos en el servicio han provocado en reiteradas ocasiones oleadas de quejas contra un sistema de transporte que urge un cambio. Y no solo eso, también los vecinos de la zona norte de la región protestan porque los trenes no llegan a sus barrios.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.