Cómo evitar que la herencia caiga en manos de Hacienda

El no dejar testamento ni identificar a los herederos aumentan las posibilidades de que una herencia acabe en manos de Hacienda

Levantar un patrimonio requiere mucha dedicación y esfuerzo. Pero si no se tienen herederos o éstos no están identificados, puede darse el hecho de que acabe en manos de Hacienda una vez fallecido. En otras ocasiones, obedece a la imposibilidad del heredero de hacerse cargo de los gastos.

Cuando sucede esto, los bienes los hereda el Estado que deberá destinarlos a fines ya establecidos por ley.

Publicidad

¿Por qué se produce esto? Existen varias situaciones por las que el Estado puede ser el heredero. Por un lado, por la propia ausencia de herederos: si una persona muere sin haber testado y, por lo tanto, no identifica a sus parientes, aunque sean lejanos, o a personas a las que quisiera beneficiar.

Porque en su testamento no haya dispuesto todos sus bienes ni indicado quiénes son los herederos o bien a que estos hayan fallecido.

En ese sentido, cuando el Estado es el heredero y recibe de forma legal los bienes de un fallecido, tiene como obligación la asignación de un tercio de la herencia a instituciones municipales de beneficencia, acción social y profesionales ya sean públicas o privadas.

Además, debe entregar otro tercio a instituciones de las mismas características, pero provinciales y el último tercio es utilizado para cancelar deudas públicas, excepto que desde el gobierno se determine una aplicación diferente.

Publicidad
Publicidad

Quiénes son los herederos

Cuando una persona fallece, son los hijos y sus descendientes los que están en primera línea. En este caso, no se distingue entre hijos naturales, adoptados, matrimoniales o no matrimoniales.

En su defecto, heredan a partes iguales los ascendientes, es decir, padre y madre.

Si los padres no viven, heredan los abuelos, que son los ascendientes más próximos en grado. Si viven los cuatro abuelos, la herencia se divide a medias entre ambas familias.

El cónyuge hereda solo a falta de descendientes y ascendientes, antes que los hermanos y sobrinos. 

Por este motivo, Leticia Grande, abogada de Reclamador, recomienda que se haga testamento en el que se indique quiénes son los herederos y cómo será el reparto de la masa hereditaria teniendo en cuenta que la herencia se divide en tres partes: legítima, libre disposición y de mejora.

Publicidad

Cuando no se tienen herederos

En el caso de que no se tengan herederos y el testador no quiera dejar la herencia al Estado puede dejar constancia en el testamento a quiénes irán sus bienes. En ese sentido, puede elegir una persona o asociación de su confianza.

Si fallece sin hacer testamento, en el momento en el que Hacienda tenga conocimiento de la muerte sin testar, buscará una relación de los bienes pertenecientes al fallecido y las pruebas de los derechos que pueda tener el Estado a la sucesión.

¿Cómo puede tener conocimiento Hacienda? A través de una denuncia pero, en este caso, ser el denunciante tiene premio, ya que se beneficiará de un 10 por ciento de la masa hereditaria.

Además, debe comprobar que el denunciante haya comunicado la información de forma correcta y luego de obtener esa información se dirigirá a la Abogacía del Estado en la Dirección General del Patrimonio del Estado para solicitar que se declare al Estado como heredero legítimo.

Publicidad

Una vez declarado el Estado como heredero legítimo, Hacienda solicita en el juzgado la entrega de los bienes.

En este documento debe aparecer el inventario y toda la documentación que exista relacionada con la herencia.

¿Y si es mi heredero el que renuncia?

Otra cuestión es que el testador se enfrenta a la posibilidad de que el heredero renuncie a la herencia por no poder hacer frente a los gastos que conlleva.

En ese sentido, Grande aconseja “comprobar si compensa más transmitir los bienes en vida mediante una donación, respetando nuevamente los límites legales, ya que no se podrán perjudicar las legítimas o, bien, si es más adecuado dejarlo dispuesto en el testamento”.

En este apartado cobra especial importancia la planificación fiscal, entender cómo funciona el Impuesto de Sucesiones y Donaciones resultará fundamental para evitar que las imposiciones fiscales dejen a nuestros herederos en una situación delicada.

Publicidad

● Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines: no te decepcionaremos. También puedes añadir el periodismo de finanzas.com a tus redes sociales y apps. Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de